Exhibición ofensiva de los Cavaliers para alargar las Finales

Los Cleveland Cavaliers sumaron su primera victoria en estas Finales en el cuarto partido, con lo que viviremos un quinto encuentro entre estos dos monstruos en la madrugada del lunes al martes.

Cuando buena parte de los medios y los aficionados auguraban los Playoffs perfectos de los Golden State Warriors con un 16-0 y una humillación histórica de los de Ohio, los Cavaliers enseñaron su mejor versión desplegando todo su potencial ofensivo hasta conducirnos a un marcador de escándalo: 116-137.

Desde la primera jugada fue más que evidente la intensidad máxima de los locales a los que acompañó un acierto descomunal desde la línea de tres. J.R. Smith, Kirye Irving y Kevin Love castigaban continuamente desde más allá de la línea de 7,25 a unos Warriors noqueados en el inicio y en los que solo Draymond Green trataba de responder. Poco a poco los de Oakland fueron entrando en el encuentro, pero era ya demasiado tarde, los locales habían cosechado una renta demasiado importante pero sobretodo, no echaron el freno en ningún momento y continuaron aprovechando su inspiración en ataque. Unos Cavs de récord que cerraban el primer cuarto con un increíble 33-49 a su favor.

Con el paso de los minutos la tónica del encuentro continúo igual, con los hombres de Tyronn Lue plenamente conscientes de mantener una intensidad máxima para evitar como bien hicieron cualquier atisbo de reacción de los aspirantes al título. Dejando a un lado el embarrado tercer cuarto con polémica arbitral, acciones poco deportivas, enfrentamientos dialécticos en la grada y demás, Warriors y sobretodo Cavaliers nos brindaron un partido sin duda a la altura de las expectativas. Ni que decir tiene el papel fundamental de un LeBron James excelso en la dirección de los suyos y dominador en el resto de facetas más allá de los 24 triples anotados por sus compañeros. 31 puntos con un acierto del 50% en tiros de campo, 11 asistencias y 10 rebotes para un nuevo triple-doble en un partido clave para tanto para el futuro como para la moral de su equipo. Aunque quizás el mvp de la noche fue Kyrie Irving con sus 40 puntos con un acierto por encima del 55% tanto en triples como en tiros de campo, acabando con su mala racha desde el triple en estas finales y mostrándose importante más allá de firmar solo buenos números. Del lado visitante Kevin Durant aportó 35 puntos, pero se vio demasiado solo para contrarrestar a unos Cavaliers históricos en esta ocasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.