Año nuevo, misma locura

El calendario de conferencia ha traído sorpresas e incertidumbre a partes iguales. El 31 de diciembre se acabaron los invictos y desde entonces el caos no ha dado ni un respiro. Sea Villanova, Michigan State, Duke o Kentucky, el baloncesto universitario no ha dejado títere con cabeza. La solidez se paga a precio de oro cuando entramos en una de las fases decisivas de la temporada. 

Terremoto en la ACC

El descontrol de la zona media se ha contagiado en la conferencia más poderosa de la NCAA. La lesión de Bonzie Colson marcaba un punto de inflexión, que sin embargo, no ha tenido el efecto esperado. En primer lugar, porque Notre Dame sigue sin conocer la derrota en la ACC (y más después de tumbar a Syracuse en su casa), y segundo, porque el liderato ha recibido inquilinos insospechados.

Virginia es uno de ellos. Las buenas sensaciones del calendario non conference las han consolidado con dos triunfos de prestigio. El primero frente a una Virginia Tech venida a menos. Los Hokies no están alcanzando de momento las expectativas y una prueba fue el dominio total de los Cavaliers. Plurales, sólidos atrás y con nuevos jugadores a tener en cuenta (como DeAndre Hunter). Igual que ante North Carolina. Los Tar Heels viajaban a Charlottesville con la premisa de redimirse pero nada más lejos de la realidad.

Jan 6, 2018; Charlottesville, VA, USA; Virginia Cavaliers forward Isaiah Wilkins (21) dunks the ball as North Carolina Tar Heels guard Joel Berry II (2) defends in the second half at John Paul Jones Arena. The Cavaliers won 61-49. Mandatory Credit: Geoff Burke-USA TODAY Sports

De nuevo, como ocurriría con Wofford y Florida State, desacierto y pocos argumentos ofensivos más allá de Joel Berry. Los de Roy Williams no están siendo capaces de rentabilizar su control del rebote y la falta de victorias de nivel empieza a sembrar las dudas en torno al vigente campeón.

Mientras los Fighting Irish se intentan sobreponer a la baja de Colson con una nueva identidad defensiva, Clemson ha dado un sorprendente paso adelante con su pleno de victorias y un meritorio upset ante Louisville. Brad Brownell era uno de los entrenadores con más papeletas para abandonar su banquillo y éste ha respondido con unos Tigers que sin ser bonitos de ver han desplegado su potencial competitivo. Sobre todo desde atrás. Clemson presenta una de las mejores defensas del país y uno de los quintetos iniciales más sólidos.  Marcquise Reed, Gabe DeVoe, Elijah Thomas, Donte Grantham y Shelton Mitchell. Todos superan las dobles figuras cada noche. Ahora bien, sin respaldo alguno de la segunda unidad. Aguantar el ritmo sin alternativas desde el banco será todo un desafío.

Duke y Miami no sólo no han sabido aprovechar el caos, sino que han sido víctimas de él.  Los Hurricanes cogieron aire venciendo a Florida State tras el descalabro ante los Yellow Jackets, pero la inconsistencia de sus referentes y la falta de puntos despierta dudas sobre su verdadero nivel. Lo mismo pero al revés ocurre con los Blue Devils. Coach K ha optimizado el talento que tiene entre manos para conformar uno de los ataques más letales del país, pero sigue sin dar con la tecla en defensa. Frágiles en la zona, desdibujados en el perímetro y sin respuestas ante equipos que frecuentan el pick and roll. North Carolina State dio buena cuenta de todo ello con 96 puntos y un triunfo que hace saltar las alarmas.

Un Coors Center, ¿A la altura?

Era 1967 cuando Marvin Gaye y Tammi Terrell se unían para componer la canción ”Ain’t No Mountain High Enough”, pero debieron olvidarse del estadio que alberga al conjunto de Tad Boyle. Ya sin Derrick White, los Buffaloes parecían estar destinados a hundirse en los pozos más profundos de la PAC-12, aunque una campaña más, siguen demostrando que la altura en la que se encuentra su estadio va a suponer un escollo muy grande para todo aquel que sea recibido como visitante y que puede caer más de un gigante allí.

Los equipos de Arizona fueron los dos primeros en caer en las fauces de los Buffs, consiguiendo dos victorias de nivel para los de Boyle. Los Sun Devils fueron el primero de los dos equipos que tumbaron los locales, pese a que en la primera mitad Tra Holder salió disparado y empezó fundiendo a los de Colorado, el equipo local supo sobreponerse al buen hacer del cañonero de los Devils y mediante un Namon Wright excelso más un George King que sigue siendo uno de los jugadores más infravalorados del país, llevaron el encuentro hasta la prórroga ya que no pudieron evitar un mate de Mickey Mitchell empatase el partido. El desgaste fue demasiado para Arizona State que caían y poco a poco iban volviendo a la realidad tras un comienzo de temporada meteórico.

Los Wildcats fueron los siguientes en enfrentarse a Colorado y sufrieron la misma suerte que sus vecinos de Arizona State. Al contrario que en el partido contra los Devils, los Buffs salieron enchufados desde el primer momento con la mentalidad de cortar la racha de una Arizona que había recuperado sensaciones de equipo de F4 que presentaba a principio de temporada. DeAndre Ayton volvió a estar titánico pero bien contrarrestado por el esfuerzo defensivo de Colorado, una vez más fue vital George King y un McKinley Wright IV que ejerció de verdugo de los de Sean Miller.

¿Cambios en la Big XII?

Parece ser que este año no vamos a tener una Big XII dominada de principio a fin por los Jayhawks y es que el nivel que está presentando la conferencia, nos deja expuestas varias alternativas a asaltar el trono de Bill Self y sus chicos.

La primera de estas alternativas parece ser una Texas Tech que todavía no conoce la derrota en la conferencia y llevan sin conocerla desde aquel encuentro ante Seton Hall. Entre su resumé, cabe destacar el asalto de los mismos al Allen Fieldhouse, donde consiguieron no solo tumbar a Kansas sino romper una racha de 17 derrotas seguidas en el feudo de los Jayhawks, a su vez, un upset que les deja en una posición muy buena para ser equipo de Madness. En otra parte, tanto West Virginia y Oklahoma, parecen seguir en una trayectoria ascendente muy buena, los Mountaineers están clasificados como número 2 de la nación tras una gran racha en la que tumbaron a los propios Sooners por el camino y que buscan su 15 victoria consecutiva, tras solamente caer en el primer encuentro de la campaña ante Texas A&M. Por su parte, Oklahoma sigue encomendándose a Trae Young y es que el freshmen es un espectáculo y como muchos le califican, el mejor base freshmen que ha pasado por la NCAA.

La incertidumbre de la SEC

La Southeastern Conference se encuentra ahora mismo descabezada. No hay dominadores claros, solo supervivientes. Como Florida. Tras el tropezón sufrido a comienzos de diciembre los Gators han apretado las tuercas atrás, se han acostumbrado a sufrir y han superado tres duros exámenes para iniciar el calendario. Vanderbilt, Texas A&M y Missouri, todos han sucumbido al liderazgo de Chris Chiozza y los puntos del dúo Hudson/Kouleshov. Mike White aún está lejos de sacar mejor versión de los suyos pero recuperar la senda de la victoria parece una buena manera de empezar.

Quien más lejos esta de ella son los Aggies. La contundente caída ante Florida era el reflejo de una pesadilla que comenzaría en Nochevieja y que les deja con tres derrotas consecutivas. Aunque las lesiones han hecho mella, las buenas sensaciones del inicio de curso se han disipado. Billy Kennedy necesita salud primero para recuperar después la chispa ofensiva, además de a un Robert Williams desaparecido en combate.

Dinámica muy distinta a la de Auburn. Si Tennessee y Arkansas parecían las alternativas más fiables a la inconsistencia de los líderes ha llegado Bruce Pearl para cambiar las tornas. 12 victorias consecutivas y uno de los estilos más atractivos del país. Los Tigers han recogido el testigo de Arizona State para ganar partidos a un ritmo endiablado. Mustapha Heron, Bryce Brown, Jared Harper… Los tejanos tienen argumentos para darle un susto a cualquiera.

Quienes ya se han acostumbrado a ellos son los Wildcats. Si bien supieron reponerse del golpe ante UCLA destrozando a Louisville, Kentucky sigue sin encontrar la regularidad. Los Volunteers sacaron a relucir las grietas de un equipo que a falta de experiencia y tiro exterior parece aferrarse a la irrupción de Shai Gilgeous Alexander para mantenerse arriba. Calipari va a tener que remar mucho más que otros años.

OHIO STATE BUCKEYES: Apenas unos meses le ha costado a Chris Holtmann enderezar el rumbo de los Buckeyes. Ha puesto la Big Ten patas arriba con un espectacular upset ante Michigan State y un balance impoluto en su conferencia. En Columbus quieren tener los pies en el suelo pero la temporada de Keita Bates Diop invita a pensar en cotas más altas. Mientras sus rivales se debilitan ellos encuentran más argumentos para estar arriba. Tienen una referencia clara, escuderos fiables y un entrenador con varita mágica. La continuidad es el reto.

MINNESOTA GOLDEN GOPHERS: Hay muchos candidatos a este puesto pero los problemas extradeportivos han puesto a los Golden Gophers bajo los focos. Cuando Minnesota parecía remontar el vuelo, una investigación por acoso sexual ha fulminado a Reggie Lynch y con él uno de los pilares de Richard Pitino. Un escándalo, que unida a la baja indefinida de Amir Coffey, deja al equipo en una situación muy complicada que ya se pudo entrever en la derrota ante los Hoosiers.

Nuestros representantes al otro lado del charco no se han bajado del tren de la alta competición. Al frente de él sigue estando Francis Alonso. El malagueño se ha consolidado  como la referencia de una UNC Greensboro que aspira al trono de la Southern. Los Spartans no se han librado de sufrir, pero han contado con la mejor versión del español, que firmó 26 puntos en el valioso triunfo ante Wofford y 19 ante VMI, incluidos dos tiros libres en los últimos segundos para decantar la balanza. Un comienzo esperanzador para un Francis Alonso que promedia 18.4 puntos, 2.2 rebotes y 2.4 asistencias con un brillante 45.6% de acierto en triples.

Las buenas noticias continúan con Jaume Sorolla. El pivot de Tortosa viene de cuajar su mejor encuentro esta temporada con Valparaiso. Si bien los Crusaders no pasan por un buen momento, el sophomore se redimió con 17 puntos y 5 rebotes en apenas 12 minutos en el triunfo frente a Southern Illinois. Actuación que le pueden valer para tener más minutos, como los que tendrá que asumir Joshua Tomaic. La lesión de Justin Jackson va a necesitar de un paso adelante del canario, que volvió a dar la talla cuando se le dio la oportunidad: 6 puntos y 4 rebotes en 11 minutos ante Iowa y 2 puntos y 4 rebotes en 12 minutos frente a Michigan State.

Lo mejor también parece estar por llegar para Yankuba Sima. El gerundense sigue en vías de entrar en el ritmo de competición pero ya empieza a vislumbrarse su puesto en el quinteto titular de Oklahoma State. Sus 5 puntos y 8 rebotes frente a Oklahoma le dieron la primera oportunidad de salir de inicio en el partido que les enfrentó a Iowa State. Aunque su aportación fue discreta (2 putos y 3 rebotes), se espera que su rol vaya en aumento conforme avance el calendario de conferencia.

En el resto de españoles cabe destacar el papel de Manny Suarez. El hispano chileno no cuenta con tantos minutos en Creighton como al principio de curso pero aprovecha los que tiene. Como en la victoria ante Georgetown, con 2 puntos y 3 rebotes en apenas 5 minutos en pista. Algo que también hizo Andrew Ramirez en Hartford con 2 puntos, 2 rebotes y 2 asistencias en 9 minutos de la derrota ante Stony Brook.

También hay noticias fuera de las canchas. Según ha informado el portal Eurohoops, Ramón Vila, ex de Arizona State, ha solicitado el transfer a la Universidad de Chattanooga, una mid major en alza donde intentará relanzar su carrera colegial.

  • Con 52 puntos (11/19 en triples) Markus Howard batió el récord de anotación de Marquette y firmó una de las mejores actuaciones de la temporada.

  • Dajeon Davis (Stanford) presentó su candidatura a “game winner” de la temporada ante USC.

  • Chris Chiozza dio la victoria a Florida ante Missouri siendo el más listo de la clase.

  • De forma mas inverosímil decantó la balanza Rex Pflueger para Notre Dame en el Carrier Dome.

  • Will Wade ha reconstruido el programa de LSU y Tremont Waters es una de las razones. El freshman tumbó a Texas A&M con este buzzer beater.

  • Chimezie Metu (USC) sacando a relucir su potencia física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.