Joan Plaza, desde EEUU: “Podía quedarme esperando una oferta en el sofá o aprovechar el tiempo y trabajar”

Por Alex Madrid / info@eurohoops.net

El pasado 4 de junio el Unicaja anunciaba que el entrenador con más victorias en la historia del club no seguiría al frente de su banquillo.

Joan Plaza (Barcelona, 1963) cerraba un círculo que había comenzado cinco años antes, cuando aterrizó en la Costa del Sol tras su paso por la fría Lituania. El mayor éxito del técnico catalán no fue la conquista de una heroica EuroCup, sino devolver la ilusión al Martín Carpena y a la ciudad de Málaga al lugar que le corresponde.

Ahora sin embargo, por primera vez desde que comenzara su carrera en los banquillos, Plaza se encuentra sin equipo. Ante esta situación tan insual para él, ha decidido no quedarse de brazos cruzados y continuar su formación como entrenador junto a dos de los mejores técnicos del mundo: Gregg Popovich y Brad Stevens.

Tras sus primeras semanas en Estados Unidos, en las que ha podido compartir ideas junto a otro ex entrenador del Real Madrid, Ettore Messina, asistir a entrenamientos de los Spurs, de la Universidad de San Antonio y de la prestigiosa Universidad de Texas, y antes de volar a Boston, donde le esperan en Red Auerbach Center y en el Boston College, Joan Plaza atiende a Eurohoops.

 

–       Imagino que ha sido un verano muy distinto al de los últimos años. ¿Cómo lo ha vivido?

Es cierto. Por primera vez en mi carrera no he empezado la temporada entrenando. Tras asimilar la noticia, podía quedarme esperando o aprovechar el tiempo y procurar que, si llega alguna oferta, me coja trabajando y mejorando, pero nunca en el sofá de casa.

–       Me cuesta creer que no le llegara ninguna oferta. ¿Ni siquiera del extranjero?

Bueno, las cosas son como son y si algo llegó… no fructificó.

–       ¿Cuál ha sido el objetivo de su viaje a EEUU? ¿Qué esperaba poder aprender?

Empecé el verano dando algunos clinics y, tras estar en Zadar viendo el Torneo con 5 equipos de Euroliga, surgió la opción de ir a EEUU. No me lo pensé dos veces. Lo hice antes de ser entrenador profesional y vuelvo ahora, casi 20 años después, para coger detalles que me hagan mejorar. Siempre hay cosas que aprender.

–       Cuando conoces una franquicia como San Antonio, ¿se entiende por qué se mantiene estable después de tantos años?

Tienen una línea de trabajo muy definida, que huye de las estridencias, modas o el glamour y a la que son fieles todos y cuantos trabajan en ella, desde el General Manager hasta el último de los empleados de pista y oficinas. La calidad humana es clave, junto, claro está, a todo el talento que se puedan permitir.

–       ¿Le ha sorprendido, le ha llamado la atención algo en especial de Gregg Popovich?

Bueno, más allá de lo que veo y de lo que me explican distintos miembros importantes de su staff técnico, creo que plasma su personalidad en la cancha y en toda la franquicia… sin tener que alzar la voz. Sabe delegar, focaliza muy bien los detalles a mejorar y cree en el grupo por encima de todo. No tiene miedo a defender su filosofía, que difícilmente es imitable si no se tiene paciencia, seriedad y convicción en los clubes o franquicias que quieran exportarla.

–       Y después ira a Boston donde, dicen, está el siguiente gran entrenador de la NBA.

Sí, es un privilegio que me hayan invitado a poder estar en un mismo verano con dos entrenadores de este nivel. Espero sacar buenas enseñanzas de ambos y que ello haga de mi un entrenador jefe más completo.

–       ¿Había tenido contacto con alguna franquicia antes?

Sí, hace muchos años, quise ver como trabajaban algunas Universidades y, estando en Boston College, me acerqué al edificio que disponían los Celtics en Boston. Mi inglés entonces no era el mejor y pregunté si podía hablar con el ‘trainer’ pensando que vería al head coach… cuando apareció Ed Lacerte, el trainer de verdad. Aquella simpática anécdota me abrió las puertas para estar en los entrenamientos de los Johnson, Bird, Ainge, McHale y Parish con K.C. Jones a la cabeza durante una semana en el Hellenic College de Massachusetts. Luego vi otros entrenos puntuales de Sixers y Atlanta.

–       ¿Cree que, sobre todo los clubes de Euroliga, deben aprender de la NBA?

Creo que la Euroliga ha avanzado mucho y lo seguirá haciendo. Por supuesto, la NBA está muy por delante en aspectos organizativos y de infraestructuras de club, sin miedo a invertir en aspectos que no meten canastas, pero protegen el producto y la competición. Aún así, tengo la confianza de que el tiempo nivelará esta cuestión, pero no hemos de obviar que allí se juega una sola competición y no “casi” tres competiciones como hacemos en Europa.

–       ¿Qué aspectos de la mentalidad americana cree que mejorarían el baloncesto europeo a nivel de entrenamientos?

La calidad del entrenador y jugador europeo está fuera de toda duda, incluso para muchos americanos, pero es cierto que la Euroliga, en su actual nuevo formato, requerirá un tiempo importante de adaptación. Jugar alrededor de 70 partidos o más, es nuevo para TODOS y eso requiere resetear muchas cosas. Duración de entrenamientos, entrenamientos andando, dosificación de minutos de juego, mejora del scouting, prevención de lesiones, dietas adecuadas y mucho trabajo… en verano. El jugador NBA descansa apenas 15 días y, el resto del tiempo, se prepara para llegar en perfecto estado físico, ante la gran competencia que tendrá a su alrededor y el poco tiempo de entrenamiento del que dispone.

–       ¿Se le quedó un regusto amargo tras la última Euroliga? Estuvieron tan cerca de los playoffs…

Unicaja, a pesar de haber jugado 11 Top-16 de la Euroliga, estaba en la EuroCup el año anterior y era un club novato -los demás solo tenían un año de experiencia- en el actual formato con tantos partidos y desplazamientos. Sabíamos que, en esa nueva estructura, Barcelona, Maccabi, Milán, Zalgiris, Estrella Roja, etc…, no se habían clasificado el año anterior y, por tanto, la dificultad era máxima. El buen trabajo del equipo nos llevó a la novena posición, a un solo puesto de los Play-Off, pero quedamos por encima de muchos equipos con mejores presupuestos que nosotros, además de que competimos a gran nivel -dos victorias contra Fenerbahce, Barcelona o Maccabi, ganamos al Real Madrid y a Olympiacos- y nuestros jugadores mejoraron.

       ¿Ha tenido oportunidad de ver al Unicaja esta temporada?

No he podido ver casi nada. Sé que han fichado a buenos jugadores y que mantienen una columna vertebral con los antiguos, que tienen un gran entrenador y staff técnico, además de una afición extraordinaria, y que todo eso les llevará a competir por todos los títulos.

       ¿Cuáles son sus planes para este año?

Mi plan es aprovechar el tiempo al máximo. Preferiría estar entrenando, pero casi todos los entrenadores han pasado en algún momento de sus carreras por esta situación. Algunos entrenadores de Euroliga me han invitado a ver sus entrenamientos y espero hacerlo también por España, además de poder dar algunos clinics allí donde les pueda interesar.

Fotografías por cortesía de los San Antonio Spurs

The post Joan Plaza, desde EEUU: “Podía quedarme esperando una oferta en el sofá o aprovechar el tiempo y trabajar” appeared first on Eurohoops.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.