Los Lakers de LeBron James vuelven a caer ante los Spurs: DeRozan, estrella; Gasol, clave

Otro partidazo entre estos dos equipos, el segundo en apenas una semana y media de competición, y otro que se llevan a su seno los Spurs. En esta ocasión vencieron a los Lakers por 110-106 en su cancha, el AT&T Center.

Los locales comenzaron mirando a Aldridge, su referencia en la pintura, para asegurar sus primeros puntos. Fue curiosamente sin LeBron James, el que sumaba para los angelinos, en la cancha cuando los Lakers se fueron en el marcador con un 0-10 de parcial (21-31) al final del primer cuarto. Después, en el segundo, la unidad joven -Hart, Kuzma y Ball- acompañaba al '23' para continuar rasgando las vestiduras de los cristalizados Spurs. La ventaja para Los Ángeles transitaba mucho por la franja de los diez puntos, pero se quedó en seis al descanso: 54-60.

DeMar DeRozan (30 puntos, 12 rebotes y 8 asistencias) asumió los galones que se le presuponen para acabar haciendo historia. En el tercer cuarto se vio su choque de trenes con LeBron James (35 puntos y 11 rebotes). Y se apoyaban en los directores de juego, Forbes por un lado y Rondo por el otro, para hacerse daño mutuamente. Los de Popovich hicieron la goma, acercándose para luego dejarse ir de nuevo... y poniéndose a uno al final del periodo (87-88) con un rebote-mate de Pau Gasol.

LaMarcus Aldridge escogió que su momento iba a ser el definitivo, los últimos minutos. El ala-pívot fue decisivo para que los Spurs tomaran una pequeña ventaja, entre cuatro y seis puntos, en los momentos calientes del último cuarto. La vieja guardia, los Gay o Gasol, estaban con él. En el otro bando James daba zancadas como pasos para tratar de minimizar la desventaja sin perder mucho tiempo.

Un triple de Josh Hart a pase de 'The King' apretaba la contienda a falta de 35 segundos, 106-105, pero DeRozan lo quería todo: se la devolvió a Hart en la cara tras dos amagos y puso el 108-105 para colocarse como el jugador con más puntos en los primeros cinco partidos de una temporada con los Spurs (136).

Y llegó la jugada surrealista del encuentro: pase interior desde el saque de banda, Rondo se desmarca y se queda solo debajo del aro, recibe y, en vez de anotar la bandeja para poner de nuevo a uno a los Lakers, saca el balón fuera. La jugada terminó en una falta a Pau Gasol, que convirtió uno de los dos tiros libres y aseguró la victoria para su equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.