La ABP ve “buena conexión” con la nueva dirección de ACB

Los responsables del sindicato de jugadores de baloncesto ABP valoraron este martes en una reunión con periodistas la "buena conexión" que perciben con la nueva dirección de la patronal de clubes ACB, presidida desde julio por el exjugador Antonio Martín, de cara a la firma del nuevo convenio colectivo.

El presidente de la ABP (Asociación de Baloncestistas Profesionales), el exjugador Alfonso Reyes, aseguró que tras los acuerdos alcanzados en febrero, que evitaron 'in extremis' la huelga en la Copa del Rey 2018, están a la espera de terminar de firmar el texto definitivo del cuarto convenio colectivo del sector.

"Con la llegada de Antonio Martín y José Miguel Calleja (nuevo director general desde marzo) hemos notado una buena conexión", aseguró Reyes, que explicó que mientras termina de elaborarse el convenio están activos los acuerdos logrados en febrero en cuanto al fondo social (que financia el sindicato), el incremento del 10% en el salario mínimo o el aumento del fondo de garantía salarial.

"Antonio (Martín) entiende perfectamente el sentimiento del jugador y a la ABP, de la que fue vicepresidente cuando fue jugador. Hemos hablado de reforzar aquello en lo que estamos de acuerdo", añadió el exjugador Rafa Jofresa, secretario general del sindicato de jugadores.

Los dirigentes sindicales repasaron la situación del baloncesto español, con una preocupación especial por la falta de jugadores nacionales en los equipos de la Liga Endesa, en la que entre los 18 conjuntos solo suman 56 jugadores con nacionalidad española entre nacidos en España y nacionalizados, apenas un 25% del total de 211, un descenso respecto al 30% que suponían el curso pasado, cuando según FIBA la media de las ligas internacionales supera el 55%.

"Tenemos la convicción de que para mejorar la Liga tiene que haber más jugadores nacionales", indicó Reyes, para quien los criterios de jugador de formación local en la competición española -los clubes de Liga Endesa tienen que tener al menos cuatro jugadores de este tipo- son "más laxos" que en otros países.

En la máxima competición española se considera un jugador de formación local a aquel ciudadano de la Unión Europea o de algún país con tratado de asociación con la UE que haya estado al menos tres temporadas en un club español entre su segundo año infantil y el segundo profesional.

Para el sindicato de jugadores, el baloncesto español a nivel de clubes no ha sabido aprovechar el tirón de la "generación del 80", la liderada por Pau Gasol y el recientemente retirado Juan Carlos Navarro que fue campeona del mundo en 2006 y triple medallista olímpica.

"Se está retirando una generación con un talento que no hemos tenido nunca y no la hemos aprovechado. El problema no es la creación de talento, sino su desarrollo", manifestó Alfonso Reyes.

Los representantes sindicales apuntaron a categorías como Liga EBA o LEB Plata como las competiciones idóneas para desarrollar ese talento joven, al tiempo que apostaron por una LEB Oro "lo más profesional posible" para que los equipos que asciendan a la Liga Endesa sean competitivos, como bajo su punto de vista se ha "demostrado" en los ascensos de Burgos, Gipuzkoa, Breogán o Manresa.

La ABP también llamó la atención sobre la alta rotación de jugadores que tienen los equipos de la Liga Endesa, con unos 60 baloncestistas nuevos en la Liga cada temporada, lo cual perjudica la identificación del aficionado con su equipo.

Por último, los directivos de ABP reiteraron su disconformidad con el sistema de Ventanas clasificatorias al Mundial de baloncesto puesto en marcha por la FIBA la temporada pasada.

"Para nuestro baloncesto las Ventanas son un desastre", manifestó Reyes, en referencia a que estos partidos internacionales distribuidos durante la temporada generan la ausencia de los jugadores de la NBA norteamericana y de los equipos que juegan la Euroliga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.