Jennings: “No volveré a jugar en un equipo con un padre e hijo”

Brandon Jennings regresó esta temporada al Viejo Continente (jugó en la Lottomatica Roma antes de marcharse a la NBA). Firmó por el Zenit Saint Petersburgo, que disputa la VTB y la Eurocup, y ha tardado poco tiempo en comenzar a quejarse. En una Stories de Instagram que luego borró, Jennings dijo que nunca volvería a jugar en un equipo en el que un padre entrenara a su hijo. Es lo que le pasa ahora: Vasily Karasev es el técnico y su hijo Sergey Karasev, el jugador.

El miércoles, el Zenit se impuso al Partizán (75-71) con una actuación destacada de Karasev. El alero estuvo en pista 31:47 (el que más del equipo) y acabó con los mejores números: 21 puntos (6/12 en tiros de dos, 1/5 en triples y 6/6 en tiros libres), 5 rebotes, 2 robos y 18 de valoración. Jennings jugó casi 20 minutos (19:57) en los que anotó 8 tantos (4/13 en tiros de campo), capturó 3 rebotes y repartió 3 asistencias (2 de valoración). En la comparativa esta temporada también ha firmado mejores números Karasev: 19,8 puntos frente a los 9 del base estadounidense.

Jennings se convirtió en 2009 en el jugador más joven en anotar más de 50 puntos en un partido (55 frente a los Warriors con los Bucks). Fue el número 10 de su promoción, pero comenzó con mal pie en la NBA metiéndose con Ricky Rubio (número 5) al que consideró "un producto de márketing". "Es todo publicidad. Disputó los Juegos, es profesional desde que tiene 14 años... Cuando he jugado con él, sus estadísticas fueron cero puntos, dos asistencias y dos balones perdidos. ¿Cómo puede ser?". Después pidió perdón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.