Los Spurs también abusan de los tristes Suns y vuelven al 50%

En el peor momento seguramente de la era Popovich, los Spurs abrían un tramo de seis partidos en casa en 11-14 y con pinta de que, esta vez sí, los playoffs del Oeste podían ser un objetivo demasiado exigente. Pero ya han ganado los primeros (la remontada a los Lakers, un triunfo muy convincente ante los Jazz y esta paliza a los Suns: 111-86) y, en 14-14, vuelven a ver las cosas de otra manera. Más importante para ellos es que han rebajado la media de puntos anotados de 113,3 a 101 en estos tres choques. Ahora viajan a San Antonio unos Clippers en su peor momento del curso, los Bulls y los Sixers.

Frente a un rival contra el que al final solo cabe la clemencia (88-64 al final del tercer cuarto), DeMar DeRozan solo tiró seis veces a canasta: se quedó en cinco puntos pero repartió 9 asistencias, la mayoría a un Bryn Forbes que se lo pasó en grande 24 puntos, 11 rebotes y un 5/5 en triples que se sumó al 4/4 de Dante Cunningham. LaMarcus Aldrigdge terminó con 18 puntos y 5 rebotes sin pisar la pista en el último cuarto.

Los Suns, mientras, siguen siendo un equipo lastimoso, y llegaban además agotados después de su notable esfuerzo de una noche antes los Clippers (derrota en la prórroga). Han perdido ya diez partidos seguidos, están 4-24 y suman también 17 derrotas en los últimos 19 encuentros. Kokoskov, que da la sensación de haber perdido totalmente el oremus, sentó esta vez a Ariza (en plena tormenta de rumores) y puso en el quinteto a un Josh Jackson que se quedó en 7 puntos con un 2/14 en tiros.

Lo poco salvable, otro buen partido de TJ Warrern (23+6) y de De’Anthony Melton (17+7+6 asistencias), que en cuanto ha tenido minutos ha empezado a demostrar que puede ser una respuesta para la acuciante necesidad de los Suns en el puesto de base. Devin Booker sigue de baja, y sin él parece improbable que los de Arizona ganen algo más que un partido de vez en cuando. DeAndre Ayton pasó otra vez de puntillas por un partido: 12+11+4 asistencias, con 8 puntos ya en los minutos de la basura. De largo, el peor equipo de la NBA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.