Lo nunca visto en la NBA: anulan un traspaso porque se confunden de jugador

Hoy se abría el mercado de traspasos y Trevor Ariza venía siendo el nombre más escuchado para este 15 de diciembre. Sixers, Rockets, Lakers... La lista para hacerse con el alero de los Suns era interminable. A primera hora de la noche parecía resolverse la incógnita. Ariza se marchaba a los Wizards en un traspaso a tres bandas en el que también estaban involucrados los Grizzlies.

Lo que pasó a partir de entonces da para una chirigota. No se recuerda nada igual en la NBA. Pero primero hay que explicar en que consistían cada uno de los lotes que pusieron sobre la mesa las tres franquicias en este acuerdo que, hay que recordar de nuevo, ya estaba cerrado. 

Los Wizards recibían a Ariza y dos segundas rondas de Memphis, una de 2019 y otra de 2020. Los Grizzlies se llevaban a Kelly Oubre Jr. y los Suns a Austin Rivers, Wayne Selden y Dillon Brooks. Este último nombre es el que iba a hacer que todo se viniese abajo. Porque el propia Adrian Wojnarowski, que fue quien adelantó el trato con los nombres ya indicados antes, se corregía indicando que no era Dillon, sino MarShon Brooks quien se marchaba de Memphis a Phoenix.

Lo que parecía una simple confusión del periodistas de la ESPN a la hora de redactar el tweet  se convirtió en un galimatías entre los Grizzlies y los Suns. Los primeros decían que Dillon Brooks no estaba dentro de trato y no lo iba a estar, mientras que la versión de los segundos era la contraria. Según se ha sabido después, los Suns aseguran que llevaban una semana trabajando más de una semana en este traspaso y que desde el primer momento el nombre que ellos pusieron sobre la mesa fue el de Dillon Brooks. Y para apoyar esta teoría han dejado claro que le pidieron a los Grizzlies los informes médicos de Dillon, que está parado por una lesión de rodilla.

Si esto es cierto, parece complicado que los de Memphis se confundieran de Brooks (MarShon no está lesionado). De hecho, el último rumor que está corriendo por la liga es que los Memphis Grizzlies se han echado atrás en el último momento y han utilizado la excusa de la confusión de los nombres de los Brooks para boicotear el traspaso. Pero, al mismo tiempo, el general manager de los Grizzlies, Chris Wallace, aseguraba a la ESPN que ellos nunca habían hablado directamente con los Suns, y que eran los Wizards el nexo de unión entre ambos y los encargados de transmitir a los Suns sus condiciones.

Y mientras tanto, por el camino se han quedado unas cuantas víctimas y todas en Washington. Los Wizards, que necesitan algún movimiento para intentar reaccionar, ven cómo su primer intento real de cambiar el paso se les esfuma de las manos por un malentendido. Además, se quedan con dos jugadores en la plantilla en una situación compleja porque ya saben que en cualquier momento pueden marcharse. Son Austin Rivers y Kelly Oubre Jr. 

Desde fuera, sin embargo, se ha visto toda esta historia con incredulidad, pero también con diversión. E incluso un poco de mala leche. No hace falta más que fijarse en uno de los tweets de Wojnarowski, en el que aseguraba que el general manager de otra franquicia le había escrito diciéndole que los Wizards metiesen en el trato a Scott Brooks, su entrenador, para que hubiese algún Brooks involucrado en él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.