Habrá Estados Unidos-España y se jugará el 16 de agosto

En el marco del Foro Joly que se ha celebrado esta mañana en Málaga, Jorge Garbajosa, presidente de la Federación Española de Baloncesto, ha hecho oficial la noticia que adelantó As el pasado 1 de diciembre: habrá un Estados Unidos-España como parte de la preparación de ambas selecciones para el Mundial que se celebra en China del 31 de agosto al 15 de septiembre.

La Selección española selló la clasificación con su sufrido triunfo ante Ucrania en Tenerife, en la última Ventana. Un excelente trabajo de Sergio Scariolo y el equipo con el que empezó a trabajar en Benahavís antes del arranque de este nuevo sistema en que prácticamente no han participado los jugadores de la NBA y la Euroliga. España tratará de desquitarse tras el mal sabor de boca de 2014, un torneo en el que era anfitriona pero en el que se estrelló ante Francia en cuartos de final. EE UU defenderá el título que ganó entonces y lo hará en el primer gran torneo en el que tendrá en el banquillo a Gregg Popovich, que sustituye a Mike Krzyzewski.

Ese amistoso de campanillas se jugará el 16 de agosto pero todavía no es oficial la sede, aunque todo apunta a que será en California. España y EE UU se han repartido los tres últimos mundiales y en los tres últimos Juegos los estadounidenses han ganado el oro y España, dos platas y un bronce. En estos doce años, EE UU siempre ha ganado a España pero sus duelos olímpicos, sobre todo las finales de Pekín y Londres, son ya historia del baloncesto FIBA.

Scariolo ya ha hablado con todos los jugadores de la NBA y en principio tiene el OK de todos para estar en el Mundial, si bien el italiano y la FEB quieren contar con al menos dos jugadores del equipo de las Ventanas que ha sacado con una profesionalidad intachable a España del lío que parecía en un principio la fase de clasificación. Estados Unidos también tratará de contar con un equipo de primerísima línea después de también, haber tenido que trabajarse el billete sin una sola de sus estrellas NBA.

Las negociaciones entre las federaciones de ambos países comenzaron antes del pasado verano y ya han cristalizado definitivamente. La idea de la FEB es hacer una concentración en España acompañada de una mini-gira (no muy extensa y con no demasiados amistosos). Luego, la selección viajaría a Estados Unidos para jugar el amistoso contra el Team USA y regresaría a España. Desde allí, ya se desplazaría a China, donde la idea sería llegar con una semana de antelación para poder adaptarse al horario y las condiciones de la ciudad donde la toque arrancar la primera fase.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.