Los nuevos Spurs también pasan por encima de los Clippers

Jugar lejos de San Antonio no le ha traído buenas noticias a los Spurs este año. Llegaban a Los Ángeles con 5 victorias y 12 derrotas en la carretera, justo lo contrario que los Clippers en su casa (12-4). Pero estos Spurs han crecido una barbaridad en las últimas semanas y parece que ya están preparados para ganar lejos de casa.

Anoche demostraron ser mejores que un equipo que venía del back-to-back ante los Lakers. Pero no es excusa, ya que los Spurs también jugaron anoche ante los Nuggets. Lo que pasa es que los San Antonio Spurs están de dulce. Quitando los Rockets del imparable Harden, tienen el mejor récord del Oeste en los últimos diez partidos (7-3). Y se supone que la cosa sólo puede ir a mejor según vayan recuperando lesionados, entre los que está Pau Gasol que, aunque ya tiene el alta, tampoco saltó a la cancha.

Es curioso que aún ganando tantos partidos los Spurs no estén entre los ocho primeros. El que los vea ahora no recordará de dónde venían. De la miseria más absoluta, que es lo que les impide entrar todavía en puesto de playoffs. Pero eso parece cuestión de tiempo, y no mucho por cierto. Sobre todo si siguen jugando tan bien en equipo, defendiendo con el nivel que lo están haciendo y sus dos estrellas responden noche sí, noche también.

Ayer, LaMarcus Aldrige metió 38 puntos con un 60,9% en tiros de campo. Y DeMar DeRozan 25, con 13 rebotes, 6 asistencias y 4 robos. La vida así es mucho más fácil. Con 12 puntos más de Gay y White por aquí, y 11 y 10 de Belinelli y Forbes por allá, qué más se puede pedir.

Los Clippers siguen cuartos, pero ya notan en la nuca el aliento de los Rockets. Gallinari y Harrell, con 21 puntos cada uno, fueron los mejores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.