Abucheos a los Sixers y triple-doble de un gran Satoransky

Noche muy, muy interesante en un Este que tiene claro cuáles son sus cinco mejores equipos pero que está por ordenar las jerarquías entre ellos: ahora mismo Raptors (32-12), Bucks (29-12), Pacers (28-14), Sixers (27-16) y Celtics (25-16). Con los de Stevens a cinco partidos y medio de la cabeza pero satisfechos en una jornada de costalazos tremendos de los Sixers en casa ante los Hawks (121-123) y de los Bucks en Washington (113-106 para los Wizards, renacidos sin John Wall). En ambas derrotas, ausencias determinantes: Joel Embiid y Giannis Antetokounmpo. No fallaron los Raptors (122-105 a los Nets) y los Pacers (106-121 en Nueva York). Los Wizards, por cierto, están ya a dos partidos del octavo puesto de su Conferencia (18-25).

Domantas Sabonis (22+15 como titular sin Turner) y Oladipo (19 y 6 asistencias) dirigieron a unos Pacers que no sufrieron ante los Kncicks y que son el mejor de los cinco citados en los últimos 10 partidos (8-2). El peor son los Sixers: 6-4, los Celtics ya en su cogote y abucheos de la grada tras una increíble derrota ante los Hawks en la que se notó demasiado la baja de Embiid (30-44 en rebotes y 62 puntos de los Hawks en la pintura). El tremendo triple-doble de Ben Simmons (23+10+15) no evitó la derrota en un mal día en el tiro de Redick (4/14 en triples) y Chandler y con Butler como villano final, antes de los abuechos de la grada a un equipo que ha perdido sus dos últimos partidos ante Wizards y Hawks. Butler, que llevaba 30 puntos y un 12/12 en tiros libres, falló desde la línea de personal con 2 segundos por jugar. Erró el primer lanzamiento y se vio obligado a tirar a fallar el segundo, que no palmearon para empatar ni Simmons ni, de milagro, Chandler. Butler había perdido antes un balón, con empate a 121. Después anotó en fade awady John Collins, un excelente jugador joven del que no se habla todo lo suficiente: acabó con 25 puntos y 9 rebotes y promedia más de 18 y 10 para unos Hawks que empiezan a coger un cuerpo muy interesante de cara al futuro: 18 puntos y 5 asistencias de Trae Young y 29 con 5 triples del rookie Kevin Huerter, número 19 del último draft (19 fue Collins en 2018 también). Además, Dedmon aprovechó a lo grande la ausencia de Embiid: 19 puntos, 8 rebotes 7 asistencias.

Los Sixers no terminan de estabilizarse y se alejan de una cabeza que se disputan Raptors y Bucks. Los primeros vuelven al primer puesto después de dejar atrás sin problemas a los Nets (28-35 al final del primer cuarto, 99-75 después del tercero). Y todo a pesar del 24+6+9 de D'Angelo Russell, que saca papeletas para ir como suplente al All Star como representación de unos Nets que habían ganado 13 de sus últimos 17 partidos antes de esta derrota, absolutamente lógica: 20 puntos de Kawhi, 16 de Siakam y 14 de Ibaka.

La otra gran sorpresa llegó en Washington. Aunque menos sorpresa en cuanto se supo que no jugaría Antetokounmpo (problemas musculares y dolor de cadera) y a la vista de la regeneración de los Wizards, que vuelven a ser (como la temporada pasada) un equipo con mucha más química y cohesión sin John Wall. Más colectivo, más intenso y desde luego con más circulación. Y una estrella clara: Bradley Beal (esta vez 32 puntos, 5 rebotes, 7 asistencias, 3 robos y buena serie de tiro). Aunque el nombre propio fue Tomas Satoransky. El ex del Barcelona sumó el primer triple-doble de su carrera (18+12+10) y demostró que funcionó a la perfección como compañero de Beal en el backcourt de un equipo que todavía está a tiempo de arreglar una temporada que apuntaba a catastrófica. John Wall vuelve a quedar señalado fuera de las pistas, todo lo contrario que un Giannis Antetokounmpo sin el que se apocó su equipo, a pesar de los 25 puntos de Middleton y el buen partido de Brogdon y Bledsoe. Pero el banquillo aportó muy poco y faltaba, en definitiva, el jugador que da sentido a todo el plan Budenholzer.

La resurrección de los Wizards anima la lucha por los playoffs en un Este con, insisto, cinco equipos pensando en llegar a las Finales, los Heat cada vez más como islote en el sexto puesto y una pelea por dos plazas en la que están Nets, Hornets, Pistons, Wizards y Magic. Los Hornets, que no deberían tener problemas para amarrar una plaza en las eliminatorias a priori, son octavos (19-22), en peligro tras recibir una paliza en un partido sin historia en Portland: 127-96. Kemba Walker necesitó 19 tiros para meter 18 puntos y Willy Hernangómez acabó con 7 y 8 rebotes. En los Blazers, ni McCollum (30 puntos) ni Lillard (20) ni Nurkic (11+11+8 asistencias y 6 tapones) pasaron de los 30 minutos en pista.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.