Tomic y el vídeo tumban al Madrid y dan la Copa al Barça

El Barça de Pesic va en serio, queda claro, y la maldición del anfitrión, también. Campeón de Copa por segundo año seguido, esta vez en Madrid, en casa de su eterno enemigo, y tras vencer en la prórroga con una canasta de Ante Tomic que no entró pero que los árbitros validaron en el Instant Replay. Los madridistas no saben por qué. El balón viene de tocar el aro y Randolph lo agarra con la mano izquierda mientras que con la derecha toca el tablero, pero ya fuera de la circunferencia del aro. 

Fue Tomic, sí, el héroe del polémico desenlace. Ese jugador acusado de blando y vituperado por su antigua afición y que justo este domingo cumplía 32 años. Para él la canasta ganadora y para él los abrazos, aunque el MVP se lo llevó Thomas Heurtel (22 puntos, 13 en el cuarto periodo, y 6 asistencias). Y todo después de que el Barcelona remontara 17 tantos (58-41) entre el final del tercer cuarto y el inicio del último, en apenas cinco minutos con un parcial de 3-20. Y antes de que Llull casi la embocara, casi e incluso algo más, desde su campo en la que hubiera sido ‘la mandarina suprema’, quizá la mejor de todos los tiempos. La pelota voló en la dirección correcta y se salió de dentro porque rozó el aro. 

Un final de película y más allá, ni guionizado en Hollywood hubiera estado mejor escrito. De ahí que los trofeos los entregaran lo protagonistas de la premiada película ‘Campeones’. Trepidante todo, aunque solo hemos contado lo más sustancial. Porque, cuando el Madrid pasó de viajar rumbo a su sexta Copa en ocho años a dar un volantazo y salirse a la cuneta, le dio para incorporarse, no una, sino dos veces. 

La primera, con una canasta de raza de Llull para forzar la prórroga (77-77) y la segunda, con otro milagro del baloncesto: descerrajó un 6-0 en 17 segundos (triple de Randolph, intimidación del americano con falta sobre Singleton no pitada cuando iba a anotar solo y 2+1 de Carroll). Esa sucesión de acciones colocó al Madrid uno arriba: del 87-92 al 93-92

Entonces apareció Tomic frente a Ayón, el balón toca el aro y no entra y el salto de Randolph. En el videoarbitraje los colegiados dieron canasta y todavía quedaba Llull a la heroica…. El Madrid pide ahora que se reconozca el error tras la falta a Taylor del año pasado en Gran Canaria. Uno de los finales de Copa más locos de todos los tiempos, qué espectáculo y qué polémica, pero la Copa ya viaja a Barcelona. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.