Los Blazers arrollan a unos Sixers que echan de menos a Embiid

La sombra de Joel Embiid es alargada. Lo más alarmante es que lo es en un equipo candidato prácticamente a todo y, posiblemente, con el mejor quinteto inicial de su conferencia. El camerunés sigue de baja por sus molestias en la rodilla izquierda, pero el cúmulo de estrellas restante sí estuvo en el Wells Fargo Center. Fue allí donde los aficionados presenciaron como su equipo funcionaba a cuentagotas ante unos Blazers que van muy en serio, sobre todo tras sus refuerzos en el último mercado.

Sendos bloques partían prácticamente en igualdad: cada uno llegaba cuarto de su conferencia, tras dos victorias consecutivas y cuatro en los últimos diez encuentros. Pero este duelo tuvo un claro dominador y ese fue Jusuf Nurkic. El bosnio campó a sus anchas en la pintura durante 24 minutos para firmar 24 puntos, 10 rebotes y 4 asistencias. Solo encontró respuesta, además de manera literal, por un Ben Simmons que ejerció de líder (29-7-10) y que estuvo escoltado por los destellos de Tobias Harris (20-8).

El duelo comenzó a fuego lento. Los tiros exteriores no entraban y había que optar por las transiciones y el juego en el poste. Los Sixers, con Simmons como director de orquesta, se iba por delante en el primer tiempo muerto del duelo (12-10) pero pronto llegó la reacción de los visitantes, que empezaron a asentarse bajo los aros para llevarse el primer asalto (25-27). La película no cambió mucho antes de llegar al descanso. Los de Filadelphia volvieron a apretar con Harris entonándose en ataque pero la segunda línea de los Blazers mantuvieron la igualdad. Jake Layman y Enes Kanter aprovecharon los minutos en pista para imponerse en el rebote ofensivo. Sin un Embiid que les pare y con Jusuf Nurkic inaugurando la fiesta se llegó al descanso (56-59) con 14 rebotes en ataque (solo 3 de Philly).

Fue tras la vuelta de vestuarios cuando el bloque del Pacífico pisó el acelerador. De un parcial inicial de 4-11 se pasó al 13-28. En ese momento (69-87) Amir Johnson se vio desbordado por el vendaval Nurkic, quien solo encontraba respuesta de Harris y Simmons. La zona de los Sixers seguía haciendo aguas y el bosnio lo aprovechó junto a Lillard para encarrilar seriamente el partido. El electrónico reflejaba 82-100 cuando arrancaron los doce minutos finales, trascendentes únicamente para los jugadores que cuentan con menos minutos. Las estadísticas se engordaron y el duelo se cerró en un 115-130 que evidencia el problema bajo los postes de la franquicia de Pensilvania: cazaron 33 rebotes por 53 del rival y 7 en ataque por 19.

De esta manera, los Sixers se mantienen cuartos (38-22) con una victoria más que Celtics. Ahora les toca ir a Nueva Orleans y Oklahoma, e inauguran marzo en casa ante los Warriors. Un calendario bastante complicado a corto plazo. Por su parte los Blazers, cuartos en el oeste, cogen aire con respecto a los Rockets y se ponen a dos partidos y medio de diferencia. Ahora continuarán su larga gira lejos de Portland. Llevan dos de dos a domicilio y les queda visitar Cleveland, Boston, Toronto, Charlotte y Memphis. De momento responden a la alta montaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.