PUENTE AÉREO. Nº 1: Muscala, del Obradoiro a sufrir con Lebron

Comenzamos con Mike Muscala una serie de artículos sobre el puente aéreo entre nuestra liga y el mejor torneo de baloncesto del mundo, ya sea de ida o vuelta. Una vez por semana haremos un viaje con datos sobre jugadores que volaron de la ACB a la NBA, o al revés. Acomodaros… despegamos

Michael Peter Muscala (Minnesota, 01/07/1991), 2.11 m., 27 años. Trayectoria: Obradoiro (2013/14), Atlanta (2013/18), Sixers (2018/19) y Lakers (2018/19).

1. Brilla en el Obra con ofertas de Euroliga.
El glamour de Los Angeles Lakers se destiñe. Lebron James (34 años) lo descubre en carne viva. Y en el mismo vestuario, a menor escala, con menos sueldo. sufre también Mike Muscala, nuestro primer pasajero. La huella de Mike en la ACB está escrita en el Obradoiro de 2013/2014. Criado en la Universidad de Bucknell (Estados Unidos), fue elegido nº 44 del draft de 2013 por Dallas, que lo cedió a los Hawks y, a falta de oportunidades, voló hacia Europa.

Muscala llegó a España con 22 años recién cumplidos y no tardó en lucirse. Ala pívot con pies de tres y altura de cinco, jugó solo 20 partidos porque empezó a enseñar demasiado talento demasiado pronto. Atlanta dijo basta y contrató a Muscala en febrero de 2014. Según informó la agencia Efe, ignoró ofertas desde Maccabi y Fernerbahçe.
Su presencia en el Obra ayudó a que el cuadro gallego ganase 8 veces, es decir, el 40% de sus duelos frente al 35,7% sin él. Promedió en 27 minutos, 15 puntos y 8 rebotes, metiendo el 55% de sus tiros de dos puntos y el 87% de los libres.

2. Crece en los Hawks y cambia con la Ley de Curry.
Intenso en defensa (3,5 faltas cometidas por día, pecado de juventud), en la ACB asumió el rol de estrella emergente con una actitud tan eficaz como modesta. Solo lanzó 6 triples, lo que choca con su evolución en la NBA, donde, a falta de músculo, se ha ido alejando del aro obligado por la Ley de Curry. En su primer año profesional en EEUU, buscó 3 veces el lanzamiento de tres frente a las 199 de la temporada 2017/2018.

3. De la tierra de Bob Dylan al sonido Philadelphia.
Este jugador de Minnesota, la tierra de Bob Dylan (68 años). Creció en 2016/17. Rubiales, fajador, con salto, buenas manos y rápido para su altura, consiguió ese año un 42 % de acierto en triples y un 50,5 % en los dobles.
En 2017/18 fue a más, siempre como pieza de banquillo. Superó el 39% de tino de 3 p., con 7,6 puntos y 4,3 rebotes cada 20 min. en cancha. Eso le llevó a los Sixers de 2018/19, candidatos a unicornio blanco. Duró poco ahí aunque cumplió con cifras similares a su liga anterior.

4. Twitter desfasado y estadística quemada.
A ratos barbilampiño, en el arranque de 2019, las turbulencias del mercado le trasladaron a Los Clippers y sin jugar ahí, el villar a tres bandas le empujó a Los Lakers como escudero de un Lebron James rodeado de ruina. Allí, hoy Mike apenas sale al parqué. Parece otro. Hay días que concluye sin minutos…

Su cuenta oficial en Twitter, @mikemuscala, abandonada desde hace meses, muestra un perfil en inglés y castellano: “The official twitter account of Mike Muscala. Philadelphia 76ers. Cada día es un regalo. #1s2B. SC: mikejawz”. Su inactividad en esa plataforma quizá obedezca a varios tuits de regusto racista escritos por su padre Bob el pasado octubre.

En Los Angeles apenas hace otra cosa que mirar. Y si no encuentra hueco a la vera del Lebron, Mike Muscala (rumbo a sus 28 años) acabará su sexta temporada en la NBA con las peores estadísticas de su carrera. Luego, recibirá propuestas, entre ellas algún pasaje a la Euroliga. ¿A dónde volará de nuevo?

Xabier Sanmartín C. periodista autor de “El Gran Libro del Obradoiro” y asesor del estudio web www.amplitude.es

Photo NBA Media y ACB Photo

La entrada PUENTE AÉREO. Nº 1: Muscala, del Obradoiro a sufrir con Lebron se publicó primero en Piratas del Basket.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.