Los triples aguantan a Houston en una noche errática de Harden

Los Rockets sumaron otra victoria importante en casa. Vencieron a los Timberwolves por 117-102 y demostrando que la máquina que les hace funcionar como equipo más allá de James Harden, candidato a ser el MVP por segundo año consecutivo, ha carburado ya de cara a los próximos playoffs.

Y es que Harden no tuvo su mejor noche, pero en las noches en las que no anda tan acertado hace números decentes de igual manera: 20 puntos y 10 asistencias pese a que acredito sólo 8 aciertos en 24 lanzamientos (4/12, un 33%, desde el triple).

No hubo problema, ya que sus compañeros le arroparon con puntos. Y con triples. El ejemplo perfecto fue el tercer cuarto, que fue cuando pasaron de la horquilla de los 5-10 puntos de ventaja a llegar a los veinte. Metieron 43 puntos y un total de 10 triples, igualando la mejor marca de la franquicia en una sola manga. 

El gran artífice del éxito fue esta vez el segundo espada, Chris Paul (25+7+10), y el dominador en la pintura, Clint Capela (20+13). A destacar también el papel de Danuel House, que volvió recientemente al equipo y parece que es para quedarse.

También ayudó que la estrella de los Timberwolves no estuvo tan acertada como otros días. Karl-Anthony Towns se quedó como Harden, con buenos números (22 puntos, 10 rebotes y 6 asistencias) pese a estar poco certero en ataque (8/22).

La derrota aleja ya casi definitivamente a los Wolves de la zona que da acceso a la postemporada: se ponen con 32-38. Los Rockets, por contra, suman ya 44 victorias y se afianzan en la tercera posición de la Conferencia Oeste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.