Kawhi aprieta las tuercas y los Magic no encuentran solución

Los Raptors no han tenido unos partidos plácidos hasta ahora en la serie contra los Magic, aunque este cuarto en Orlando sí se puede catalogar así. Salió a la luz la mejor versión de Kawhi Leonard, la que definitivamente no vimos en el tercero y sí durante buena parte de la temporada regular: el Kawhi decisivo, el Kawhi catalizador, el Kawhi mordiente y el Kawhi líder.

Los Magic empezaron sabiendo contrarrestar el poderío de los aleros altos, donde reside buena parte del secreto de Nick Nurse en su temporada de debut como técnico principal de la NBA. Empezaron, pero ahí estuvo también la llave que abrió el encuentro para ellos cuando estaba acabando el segundo cuarto. Aaron Gordon no puede luchar en igualdad de condiciones contra Siakam y Leonard, es uno contra dos (y qué dos, los mejores de su equipo). El camerunés lo gozaba en los postes y Leonard ejecutaba amasando el balón.

Kawhi llevaba 20 puntos al inicio de la segunda parte, cuando los suyos ya ganaban por más de una decena. Metería 14 más después, lo que hizo mantener a Toronto el fluido ofensivo de una manera ostentosa. Se apoyaron en dos hombres que salieron desde el banquillo: Serge Ibaka, ex de los Magic, y Normal Powell, que está creciendo en las últimas semanas en esa faceta.

Marc Gasol volvió a destacar a la hora de frenar a Nikola Vucevic, al que dejó en 11+5 con 5/14 en tiros, pese a que no se prodigó en ataque (2 puntos en 25 minutos). Es ese juego oscuro el que está haciendo que veamos al pívot de Barcelona en una nueva tesitura que, por ahora, da los réditos esperados a los Raptors. 

La serie vuelve al ScotiaBank Arena de Toronto con 3-1 para los canadienses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.