Así ha sido el mercado de fichajes de la Liga Endesa

Finalizada la temporada 2018-19 en la Liga Endesa comienza el periodo de fichajes y renovaciones, de altas y bajas en los 18 equipos que afrontarán la próxima campaña. Existen dos fechas claves para el mercado: del 5 al 7 de julio los clubes podrán acreditar ofertas cualificadas a sus jugadores no renovados y poder garantizarse el derecho de tanteo; y del 8 al 20 de julio los jugadores pueden recibir una única oferta de un conjunto. Una vez presentada, el equipo de origen dispone de cinco días improrrogables para ejercitar el derecho de tanteo.

El MoraBanc Andorra afronta su quinta temporada consecutiva en la Liga Endesa. La evolución del conjunto del Principiado desde su ascenso ha sido espectacular, brillante: dos clasificaciones para el playoff por el título y una para la Copa. Además, disputó las semifinales de la Eurocup, el segundo torneo continental, el pasado curso.

El Barcelona conquistó la temporada pasada la Copa y cayó en la final de la Liga. El curso azulgrana tuvo dos etapas: hasta finales de abril, era líder en solitario de la clasificación con dos triunfos más sobre el segundo, el Madrid, al que además tenía ganado el averaje particular. Pero desde esa fecha (y coincidiendo con los cuartos de la Euroliga), los de Pesic se desinflaron y perdieron la primera plaza.

La temporada pasada del Baskonia es la de cuartos: cayeron en esa fase tanto en la Euroliga como en la Copa del Rey y en la Liga Endesa. El balance, por lo tanto, es bastante malo. No alcanzaron la Final Four, que se disputaba en Vitoria, y no llegar al menos a semifinales en las otras dos competiciones fue un fracaso mayúsculo. 

El Betis ha regresado esta temporada a la Liga Endesa tras pasar un año en el infierno de la LEB Oro. El equipo sevillano realizó una magnífica campaña en la segunda división del baloncesto español: firmó la mejor racha de triunfos en los 23 años de historia de la competición con 17 consecutivas y conquistó la Copa del Príncipe.

El Bilbao Basket ha vuelto a la Liga Endesa. El equipo vasco ha regresado a la élite del baloncesto español solo una temporada después de descender. Y lo ha conseguido de la mano de toda una institución en el club: Álex Mumbrú. El internacional español colgó las botas para coger inmediatamente el banquillo y seguirá en la ACB.

El San Pablo Burgos enlazará este año tercera temporada consecutiva en la Liga Endesa. Y el crecimiento, cada curso que pasas, es mayor: de la 14º posición en su estreno a la 11ª en la pasada y posibilidades de disputar por primera vez en su historia competición europea: deberá superar una ronda de la Champions FIBA. 

El Estudiantes no tuvo un curso pasado plácido. Eliminados de la Champions en la segunda ronda previa, con un entrenador novato y una plantilla muy floja, los colegiales tuvieron que pescar durante el año (Gentile y Whittington) para no caer a la LEB. Su último tramo de curso fue horrible.

El Fuenlabrada no cuajó la temporada que se esperaba. Con una plantilla de calidad, los madrileños no estuvieron a la altura en la Champions FIBA y en la Liga sufrieron más de la cuenta. La situación derivó en sucesivos cambios de entrenador: se sentaron tres, el último, Jota Cuspinera salvó al conjunto de la LEB Oro.

El Gran Canaria vivió un sueño y una pesadilla el año pasado. El Herbalife disputó por primera vez en su historia la Euroliga. Una auténtica alegría en la Isla, pero un sufrimiento en la Liga. No lograron clasificarse ni para la Copa ni para el playoff, y coquetearon demasiado con los puestos de descenso. 

El Joventut es un nuevo club. Tras pasar un calvario económico que cerca estuvo de hacerle desaparecer, la llegada de un nuevo inversor trajo tranquilidad institucional y la locura en la cancha. La Penya alcanzó las semifinales de Copa y disputó el playoff solo un año después de salvarse del descenso. 

El Manresa fue la gran revelación de la pasada campaña: en solo un año pasó de jugar la LEB Oro a clasificarse para el playoff por el título. Se clasificó para la Copa como octavo, pero su puesto finalmente fue para el Estudiantes como anfitrión del torneo que se disputó en Madrid. Se fue Peñarroya del banquillo este verano. Llega Pedro Martínez.

El Murcia esperaba otro tipo de temporada. Después de varios cursos rozando el playoff (en la 2016 se clasificó) y con participación en competiciones europeas, el UCAM cayó a plomo y estuvo hasta las últimas jornadas de la Liga Endesa luchando por no descender. Ahora, con Sito Alonso en el banquillo esperan una mayor tranquilidad. 

El Obradoiro sufrió más que otros años. El conjunto de Santiago de Compostela empezó la pasada campaña jugando la Supercopa como anfitrión y terminó salvándose por poco del descenso pese a contar con un exNBA como (Singler). Sigue manteniendo la estructura sobria y bien formada que dirige Moncho.

El Real Madrid tuvo una buena temporada. El equipo blanco ganó la Liga Endesa y la Supercopa, y, además, alcanzó la Final Four de Vitoria (cayó frente al CSKA en semifinales) y la final de la Copa del Rey (derrota polémica contra el Barcelona). Este curso, estará de nuevo en lucha por todos los títulos posibles.

El Tenerife volvió a cerrar una campaña de sobresaliente. De la mano de Txus Vidorreta, el equipo canario se clasificó para la Copa del Rey y para la Final Four de la Champions FIBA. El único punto negro fue quedarse a las puertas del playoff de la Liga Endesa en la última jornadas tras un mal tramo final de temporada. 

El Unicaja zozobró la pasada campaña. Su principio de curso fue bastante esperanzador: colocado entre los primeros clasificados de la Liga Endesa, su participación en la Eurocup iba viento en popa. Pero, finalmente, los malagueños se fueron desinflando, siendo eliminados a las primeras de cambio tanto en la Copa como en el playoff por el título.

El Valencia logró su principal objetivo el año pasado: regresar a la Euroliga. Y lo hizo, además, a lo grande, con la conquista de la Eurocup, competición en la que es dueño y señor. Además, llegó hasta las semifinales de la Liga Endesa, donde el Madrid lo dejó en la cuneta con un contundente 3-0.

El Zaragoza fue junto al Manresa la gran revelación de la pasada temporada. Con un equipo completamente nuevo (solo dos jugadores seguían), los maños dejaron atrás la lucha por la salvación para colarse en el playoff y acceder a las semifinales. El entrenador Porfirio Fisac fue el gran responsable de esta mutación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.