Todo empezó en Behanavís…, y con Quino Colom

Mientras los jugadores NBA estaban en plena regular season y los Euroliga jugaban partidos con sus clubes, el 24 de noviembre de 2017, Quino Colom (1-11-1988, Andorra) estaba en misión especial en Podgorica. Gracias a la España de las Ventanas que ganó aquella noche en Montenegro, a Eslovenia en Burgos dos días más tarde y que vivió tardes especiales como aquella de la canasta mágica de Colom en Madrid hasta Letonia, este domingo la Selección está en la final un Mundial. "Había mucha presión encima en el país y lo notamos. Pero sacamos fuerzas y carácter e hicimos una primera gran Ventana. Luego todo fue algo más rodado. Ahora parece fácil lo que se hizo, pero era un grupo complicado". Colom recuerda, además, que no todo empezó en Podgorica. Fue incluso antes.

Benahavís

A Scariolo se le encendió la bombilla y, viendo que el Mundial podía correr peligro de verdad, se sacó del bolsillo una concentración en Benahavís, cercano a sus territorios de Marbella, para empezar a poner las bases del equipo que tenía que jugarse el Mundial con Eslovenia, Bielorrusia y Montenegro primero y luego, con Turquía y Letonia. "Allí se empezó a forjar el camino", recuerda Colom, básico en los triunfos de la Selección junto a Fran Vázquez, Jaime Fernández, Rabaseda, Sebas Sáiz, Pablo Aguilar... En aquella concentración de Benahavís, por cierto, no pudo estar Javi Beirán, que había sido convocado pero estaba lesionado. Pero sí estuvieron Rabaseda, Pau Ribas y Pierre Oriola, hoy en el Mundial como Colom. Contó recientemente Scariolo en una entrevista a El País que ni uno sólo de los sistemas que se usan hoy se utilizaron en el Eurobasket 2017. De ahí que contase que los jugadores que habían acudido a ese stage de Benahavís tuviesen más automatizados todos los sistemas. "Esperemos que todo aquello sirva para que escribamos historia", se ilusiona Colom. "Este equipo tiene talento ofensivo pero de la defensa habla menos la gente y ha habido tramos del Mundial con defensas para enseñarla en vídeos a los niños en las escuelas de baloncesto e incluso en equipos profesionales".

Colom, el ídolo de las Ventanas, ha sabido asumir su papel discreto en el Mundial. Microondas en la primera fase, sin sitio en las rotaciones de Scariolo desde la segunda, su tranquilidad para reflexionar sobre su rol en el equipo habla muy bien de los éxitos de esta Selección: "No es duro. Estoy encantado de estar aquí. Esta Selección hace medallas todos los años desde 2006. Al final, te das cuenta de por qué cuenta tanto llegar. Tengo dos bases delante con Llull y Ricky que son fenómenos mundiales. Lo he aceptado porque uno tiene que aceptar su papel. Y si me toca salir en la final lo haré a tope y, si no, animará a tope. Y si nos llevamos la medalla de oro me llevaré una igual que la de Ricky. El camino ha sido largo y muy duro. Ahora toca disfrutar". Nadie debería olvidar lo que han hecho Quino Colom y todo el grupo de las Ventanas los dos últimos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.