Unicaja, sin emocionar, se lleva ante el Buducnost un triunfo que necesitaba

Unicaja arrancó su vigesimoquinto año consecutivo jugando competición europea venciendo, sin brillo, a un Buducnost de Podgorica que solo creó algunos problemas en el primer cuarto. Al equipo de Casimiro le bastó la gran actuación de Gerun (19 puntos, 12 de ellos en el primer parcial) y los cinco triples de Josh Adams para poner distancia con un adversario con más voluntad que argumentos. Primera y necesaria victoria oficial de los verdes.

Sin Áxel Toupane, baja por lesión, el equipo de Luis Casimiro comenzó con dudas (4-7 min. 3) A los 6’ 14-12. Gerun, con 12 puntos y 17 de valoración en este tramo, incontenible para paliar las dudas en lanzamientos exteriores que posibilita un 2-11 de parcial (16-23 min. 8) con Cobbs y Bamforth, muy acertados. El primer cuarto concluye con 18-25 y murmullos en el Carpena.

El segundo cuarto empieza con un triple de Suárez, el segundo de ocho intentos de los verdes. Bamforth sigue sin andarse con bromas (24-31 min. 12). Unicaja reacciona y con un parcial de 9-0 da la vuelta al marcador. Su defensa sube en potencia y Carlos Suárez, muy acertado (33-31 min. 14). Dos triples de Josh Adams (43-35 min. 19). El parcial. 19-5. Se llega al descanso con 48-42. Mejoría en el triple (6/16 cinco de ellos en este tramo) pero problemas con el rebote (11 por 18 de los montenegrinos). En estos 10 minutos, 30-17 de parcial. Festival anotador de los del Carpena. Los de Podgorica, porcentajes aceptables pero pocas opciones de tirar.

El siguiente tramo arranca con canasta del aplaudido Gerun, que ha descansado todo el acto anterior (50-42). Los verdes salen con la consigna de evitar el tremendo 11-27 que les costó el partido contra el Tenerife en este tercer periodo y, por primera vez, se ponen por más de diez puntos arriba (58-47) con un inspirado Adams que ya suma 5/6 en triples. Cobbs, con dos aciertos, detiene el conato de fractura. A los 27’ el marcador es 63-51. Un pequeño arreón balcánico cierra el tercer acto con 67-59. Parcial de 4-8. Algo mejor en rebotes (19 frente a 22 de su oponente).

La recta final ofrece un palmeo de Elegar, hasta ese momento discreto. Los de Casimiro se ponen 14 arriba a falta de cinco minutos (76-62) tras un triple de Waczynski. El polaco aparece a cuentagotas pero casi siempre cuando más se le necesita. Parece que el partido se rompe. En efecto. Tras tres puntos de Alberto Díaz, 79-62.

Y Unicaja ya terminó casi a placer (81-62 tras canasta del excelente Gerun) a falta de tres minutos. Por fin Unicaja tuvo un final plácido y se llevó una victoria sin brillo, pero muy necesaria ante un adversario peleón y poco más. Final, 83-70.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.