La inspiración de Slaughter alarga la maldición viajera del Andorra

El Coosur Betis ha sumado este domingo su segunda victoria liguera, gracias a los 27 puntos del escolta internacional polaco AJ Slaughter, verdugo de un Morabanc Andorra que sigue contando sus desplazamientos por derrotas y que pagó en Sevilla su pésimo segundo cuarto.

A tirones fue el tanteo en un primer periodo que comenzó con los pirenaicos muy acertados desde el perímetro, especialmente Walker, pero que terminó dominando el Betis (24-20) gracias a un parcial de 13-0 debido a los puntos de Conger y al dominio del pívot nigeriano Izundu, autor de dos tapones y de dos espectaculares mates.

Morabanc Andorra, obcecado en intentar triples, fue bajando su porcentaje de acierto y permitió que los locales marcasen la primera ventaja considerable (38-27, min. 17) después de una buena entrada desde el banquillo del pívot Mamadou Niang, que convirtió los tres primeros tiros que intentó.

Ibon Navarro, el técnico visitante, pidió entonces tiempo muerto e intentó que sus jugadores activasen el juego interior ofensivo, casi inédito hasta el momento, pero los verdiblancos siguieron defendiendo con rigor y dos tiros libres de Slaughter a falta de cuatro segundos ponían la renta máxima al descanso (44-31).

Slaughter abrió el tercer cuarto con una canasta a la que siguió un parcial de 0-10, con Jelinek muy atinado desde fuera, que volvió a apretar el tanteo (46-41 min. 24) pero Izundu replicó para el Betis con cuatro puntos en cinco segundos, al anotar bajo el aro y robar tras el saque para hundir un mate.

Seis tiros libres y una recuperación del base Clevin Hannah, que provocó una falta antideportiva en esa acción, relanzaron de cara al último periodo a un Morabanc al que lastraba su mal porcentaje en tiros de tres (9/27).

El comienzo del periodo definitivo fue un duelo de pistoleros entre Slaughter y el checo David Jelinek, que coló los dos primeros triples que intentó para sostener a su equipo, al que una suspensión a cuatro metros de Senglin acercó a tres puntos (73-70, min. 34).

Al regreso del tiempo muerte, surgió de nuevo la figura de Slaughter para anotar una canasta con tiro adicional y una bandeja en contragolpe que dieron al Betis un respiro, hasta que Hannah, a falta de 1:47, clavó un triple desde diez metros que lo dejaba todo abierto para los instantes finales (81-78).

Jelinek tuvo la bola para empatar pero su triple se quedó corto y el que acertó fue Kenan Sipahi, tras un pase a un mano sin mirar de Slaughter, con un lanzamiento lateral que sentenció el choque a falta de 53 segundos, aunque aún tuvo Whittington que anotar dos tiros libres para zanjar definitivamente el asunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.