Volvió el mejor Harden (59) en un partido para la historia: ¡317 puntos entre los dos!

Por fin apareció el James Harden de la temporada pasada. Y lo hizo en el tipo de partido que mejor le puede representar: el de mayor anotación del siglo XXI sin prórrogas. Porque en los 48 minutos de juego los Washington Wizards y los Houston Rockets se dedicaron a meter canastas hasta llegar a los 317 puntos combinados. Algo que no sucedía desde el 2 de noviembre de 1990 con un Warriors 162 - Nuggets 158. Una auténtica pasada para los amantes del ataque y un infierno para los que disfrutan de la defensa. Pero un partido que forma parte de la historia, nos guste o no. 

El primer cuarto de los Wizards fue el peor en anotación de cualquiera de los dos equipos. ¡Y acabaron con 34! Bradley Beal también tuvo su mejor partido en lo que va de temporada (46+6+8 y 3 robos), pero tuvo la mala suerte, como ya le ha pasado a algún jugador más, de quedar eclipsado por una exhibición de James Harden. La Barba, que había empezado el curso fallando triples a un ritmo industrial (6/40 hasta este partido), se quitó el mal sabor de boca de una. 59 puntos firmó el escolta con 18 de 32 en tiros de campo y 6 de 14 desde el perímetro, además de meter el tiro libre final que le dio la victoria a su equipo. Esta es la sexta temporada consecutiva en la que Harden consigue algún partido de +50 puntos, una cantidad que le sitúa ya sólo por detrás de Wilt Chamberlain, que lo hizo diez veces seguidas entre 1959 y 1969. Por cierto, que los +55 puntos de Harden y los +45 de Beal es la segunda vez que lo hacen dos oponentes tras Gilbert Arenas (60) y Kobe Bryant (45) en 2006.

Evidentemente este es un partido de datos y de récords. Y no todos positivos en el caso de los locales. Porque los Wizards son el segundo equipo en perder un partido metiendo 158 puntos en el tiempo reglamentario. Y también es la victoria por un sólo punto con una marcador tan alto. Todo esto se dio gracias a un acierto de ambos equipos tremendo. Los Wizards firmaron un 62,6% en tiros de campo y un 55,6% en triples. Los Rockets, un 53,4% y un 42,6%, respectivamente. Esto llevó a que trece jugadores entre ambos conjuntos superaran los dobles dígitos. Destacaron Hachimura (23+5), Bertans (21) e Isaiah (17 y 10 asistencias) en los locales y Capella (21+12), Westbrook (17+10+12) y House Jr. (16+7) en los visitantes.

Los Rockets siguen ganando. Casi siempre por los pelos, pero van sacando los partidos adelante. Si esta va a ser la norma todo el año no será una temporada apta para cardíacos. Pero al menos Harden vuelve a enchufar y eso le tranquiliza a cualquiera. Porque con Westbrook jugando al nivel que lo está haciendo (muy alto) y Harden anotando como loco, este equipo es un rival temible para cualquiera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.