Thompson se viste de mago y rescata al Unicaja en Pogdorica

La aportación defensiva de Melvin Ejim en los minutos finales y un palmeo agónico de Deon Thompson rescataron al Unicaja en Pogdorica. Ellos dejaron en nada la exhibición del base del Buducnost Justin Cobbs, que fue héroe y villano para los suyos. Durante muchos minutos sometió a los de Casimiro (acabó con 26 puntos y 5 asistencias), pero una absurda falta en ataque a falta de 18 segundos acabó siendo clave en la victoria verde. Josh Adams acabó con molestias tras un choque con Cobbs. Le harán más pruebas este jueves pero, según ha adelantado el club, sufre una contusión en la rodilla izquierda.

El primer dolor de muelas para el Unicaja en el partido no fue Cobbs, sino Bamforth, que comenzó muy inspirado desde el perímetro. Escoltado por Cobbs y Nikolic, alejó de salida a los montenegrinos (21-14, minuto 8). Pero el Unicaja logró equilibrar el marcador en el primer cuarto gracias a siete puntos de Josh Adams (23-23). Mantuvo la facilidad para anotar el equipo verde en el segundo acto, aunque le costó encontrar la intensidad defensiva necesaria para abrir brecha en el marcador. Melvin Ejem y Rubén Guerrero sumaron 13 puntos en el segundo cuarto y mantuvieron el listón ofensivo en el conjunto de Casimiro. Los errores desde el tiro libre (20/29) impidieron que el Unicaja se fuese al vestuario con una renta notable (46-51 al descanso).

El tercer cuarto fue para el Buducnost. El partido era en ese momento propiedad de Cobbs, contra quien no encontró antídoto Casimiro, y los montenegrinos lograron un parcial de 23-14. Toupane lideró la resistencia verde y el Unicaja, a pesar de firmar diez minutos muy espesos, encaró el acto final con las opciones intactas (69-65, minuto 30).

Mijovic mantuvo el plan y dejó todas las opciones de su equipo en las manos de Cobbs. El base norteamericano tuvo a los malagueños contra las cuerdas hasta el final. Avramovic, Adams y Jaime Fernández no pudieron frenarle, pero el peso de su defensa recayó sobre Ejim en los minutos finales. El alero cajista fue un gigante para Cobbs. Con el base maniatado en las jugadas definitivas, Bamforth asumió la responsabilidad y anotó un triple increíble que puso a los balcánicos cuatro arriba, 81-77, a falta de 32 segundos. Entonces Toupane sacó con mucha astucia una falta desde el perímetro a Martin Hassan y anotó los tres tiros libres (81-80). Y en el momento cumbre, después de haber firmado una exhibición y de haber llevado al Unicaja al borde del precipicio, Cobbs lo empañó todo con una absurda falta en ataque sobre Jaime Fernández que dio al equipo de Casimiro la posesión para ganar el partido.

La pizarra del técnico español señaló a Jaime Fernández como ejecutor. Su penetración y lanzamiento contra tablero no encontraron premio, pero Deon Thompson palmeó y liquidó el partido (81-82, a falta de 2,2 segundos). Aún tuvo una última opción el Buducnost, pero Ejim firmó otra excelsa defensa sobre Bozic y cerró una victoria agónica que deja al Unicaja líder en solitario del grupo D de la Eurocup.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.