Tavares intimida al Unicaja

El Madrid suma y sigue, líder invicto, ocho de ocho, el mejor arranque liguero en cuatro años, aunque la de este domingo no fuera su actuación más lucida. El rival era de los de pedigrí, pero el duelo nació blanco y acabó soso, con el Unicaja echando el gancho con éxito para no descolgarse y el Real un pelín relajado y fallón con la mirada en el horizonte, en la visita europea del Barça el próximo jueves.

La buena nueva es el despertar de Edy Tavares tras un flojo inicio de curso. “No siempre se puede empezar bien”, decía tras el partido en Movistar+. Asomó ya frente al Alba hace diez días, confirmó ese repunte el pasado jueves ante el Estrella Roja y este domingo volvió a ser el pilar interior de las dos temporadas anteriores. Acabó oficialmente con solo un tapón (es un expediente X los gorros que se pierden por el camino al convertir lo que pasa en la pista en números). La realidad es que en varias acciones frenó en seco al Unicaja, especialmente a partir del minuto 26 (60-42) cuando los de Casimiro intentaban invertir la tendencia y reengancharse a un pulso que languidecía. Lo consiguieron, en parte, con un mejor desempeño defensivo. En ataque, eso sí, Tavares se lo complicó mucho. El caboverdiano acabó con 10 puntos sin errar un tiro, 10 rebotes y 2 robos para 24 de valoración.

Deck salió a por todas

El duelo había comenzado al ritmo de un Deck metidísimo (10 tantos y 15 de valoración en el primer cuarto), cuando el Madrid corría y amenazaba ruptura: 19-9. Con ese latigazo y con el que dio a la vuelta de vestuarios, que culminó en el citado +18, le bastó para guardarse otro triunfo en el zurrón. Luego, Llull templó el amago de rebelión visitante (63-53) con seis puntos seguidos. El Unicaja cargaba con éxito el rebote (¡22 ofensivos!) y forzaba alguna pérdida de más a los de Laso. Sin embargo, su pobre 5 de 28 de tres ya le había condenado a la derrota pese a la buena labor en los rechaces de Avramovic, Thompson y Gerun, este sobre todo ante Mickey. Al americano del Real se le vio muy descolocado mientras que Garuba no lanzó a canasta en 13:32.

En los de Casimiro, Carlos Suárez y Volodymir Gerun fueron las piezas más contestarías. Reaccionaron con un 5-12 al primer estirón local (24-21) y también al segundo. Aunque la barrera de los diez puntos fue algo más que psicológica. Las malas noticias llegaron en forma de lesiones para Jaime Fernández y un Rudy (golpe en la pierna izquierda) que en principio estará listo para el Clásico del jueves. Habrá tardes mejores para sus equipos, pero la victoria con la vista puesta en el horizonte del Madrid vale más de lo que parece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.