Lillard rescata a los Blazers en la prórroga y Trae muestra dos caras

Los Blazers no carburan. Eso es lo que parece en este inicio de campaña en el que no consiguen encontrar regularidad en el juego. Tras pisar por primera vez desde el 2000 las finales del Oeste, el equipo de Oregón se ha reforzado en verano con piezas que no terminan de funcionar y se están basando en el juego de Lillard para sacar adelante los partidos que pueden. El último fue ante los Hawks, en casa y en la prórroga, algo que no es muy buena señal si tenemos en cuenta que sus rivales tienen una plantilla joven y prometedora pero que en teoría debería estar lejos de un proyecto firme y consolidado como el que tendría que ser el de los de Portland.

Ante los Hawks el encuentro fue de menos a más y no tuvo un claro dominador en ningún momento. Ambos equipos empezaron mal en el tiro y acabaron anotando 41 puntos entre los dos (20-21) en el primer cuarto. Los Blazers mandaban de 2 al descanso (46-44) pero vieron como los visitantes se acercaban a un solo punto con 12 minutos por jugarse. El juego era feo, tosco y lleno de errores, estando ambos conjuntos en torno al 40% en tiros durante todo el choque con poco más del 30% en triples, unos porcentajes muy pobres en un encuentro con pocos aciertos.

Eso sí, todos ellos llegaron al final del tiempo reglamentario. A 2:33 para el final del choque Trae Young anotaba un triple que daba a su equipo una ventaja de 4 puntos (102-98) Sería su última canasta. Acabaría el partido con 35 puntos, 8 rebotes y 10 asistencias, números impresionantes si no fuera por su 9 de 30 en tiros con 3 de 13 en triples. El base empezó lanzando muy bien en sus dos primeros partidos antes de empezar con una serie de lanzamientos errática que se ha prolongado hasta el choque de la pasada madrugada y que tuvo a los Kings (la jornada anterior) como el único de los últimos seis compromisos (no jugó ante los Heat por lesión) en el que ha superado el 50% en tiros.

Tras el triple de Young llegaron cinco puntos consecutivos (primero un 2+1 y luego dos tiros libres) de un sólido Whiteside (21 puntos y 12 rebotes), un tiro en suspensión de McCollum, un triple in extremis tras rebote ofensivo de Heurter (15+5), una bandeja de Lillard que parecía ganadora y el empate de nuevo de Heurter que dejó a la afición local con las manos en la cabeza. Unos últimos minutos emocionantes que condujeron a la prórroga y que no decantaron la balanza por ninguno de los dos equipos.

En la prórroga no hubo historia. Los Blazers, espoleados por su público y por los fallos de Young (cuatro en el tiempo extra) se llevaron el partido y consiguieron su cuarta victoria de la temporada (6 derrotas) liderados por los 30 puntos de Lillard (30+7+6), el papel de McCollum (23), el poderío bajo los tableros de Whiteside, el acierto de Bazemore (13) y la inesperada aportación de Afernee Simmons, que anotó 20 puntos en poco más de 20 minutos con un buen 8 de 12 en tiros de campo. 

Los Hawks no terminan de carburar a pesar de su prometedora plantilla y todavía tienen margen de mejora para reconducir la situación, aunque para eso tendrán que mejorar en defensa (otro de los puntos débiles de Trae) y ser más efectivos en el tiro. Los Blazers por su parte se siguen encomendando al MVP Lillard para sumar victorias y tendrán que mejorar su juego si quieren encontrar la regularidad que han tenido en el Oeste y que es tan necesaria para acceder a los playoffs, el objetivo principal del equipo... pero no el único.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.