Dallas aguanta la respiración con el tobillo de Doncic en el peor momento posible

Tim MacMahon, periodista de la ESPN, fue el primero en dar la noticia. La primera radiografía echa al tobillo de Luka Doncic descartaba una lesión seria. Las palabras sonaban a fortuna si tenemos en cuenta cómo se dobló la articulación del esloveno al pisar encima del pie de Kendrick Nunn cuando apenas se había jugado 90 segundos de partido. La torsión fue de tal magnitud que en los primeros momentos, con el jugador en el suelo, se temió lo peor. Rotura de ligamentos o incluso ósea (tonillo, peroné...). Al final fue el propio Doncic el que se fue a la pata coja al vestuario y no se le volvió a ver más. Lo que pasó a continuación lo cuenta el propio MacMahon.

"Después de no poder bajar a defender en la jugada siguiente, Doncic dejó la pista durante un tiempo muerto con 10:20 para el final del primer cuarto. Cojeó hasta el vestuario, done le hicieron una evaluación adicional y fue descartado al final de ese periodo".

"Carlisle dijo que Doncic, quien dejó el pabellón sin hablar con los medios, pudo poner peso sobre su pierna derecha. Los compañeros de equipo confirmaron que estaba trabajando en la cinta de correr bajo el agua durante el descanso con la supervisión de los fisios de los Mavs".

Esta información oficiosa es importante, ya que apunta a que efectivamente la lesión no es demasiado grave. Habrá que esperar de todos modos al la confirmación oficial para saber el tiempo exacto que preveen los Mavs estar sin él. "Esperamos que no sea serio, es todo lo que os puedo decir ahora mismo", comentaba Rick Carlisle tras el partido. El entrenador de Dallas es consciente de que por el momento no va a contar con el esloveno mañana por la noche en Milwaukee.

El calendario no ayuda

La lesión llega en un momento crítico para la temporada de los texanos. Tras la derrota de esta noche su récord es de 11-2 en los últimos 13 encuentros, lo que les sitúa en la tercera posición del Oeste. Un éxito inesperado hasta el momento. Pero este partido ante los Heat era el primero de cinco seguidos contra los cinco primeros de la Conferencia Este. Al de mañana por la noche ante los Bucks le siguen Boston en casa el miércoles, los Sixers en Philadelphia el viernes y los Raptors en Toronto el domingo. Todos ellos antes de Navidad, fecha en la que podrían presentarse con un 0-5 de parcial que les haría perder mucha comba con los otros tres rivales con los que están peleando por la ventaja de campo en playoffs: Clippers, Nuggets y Rockets.

Adiós al récord de Robertson

Y no sólo por eso ha llegado en mal momento la lesión. En el plano personal también le ha truncado la posibilidad de batir una marca histórica de Oscar Robertson. Después de superar a Westbrook y Jordan, Doncic ya tenía la tercera mejor racha de partidos con 20+5+5 (20 encuentros). Las otras dos por delante eran del mítico Robertson, la que más con 29. Es decir, que Doncic estaba a 10 encuentros de convertirse en el mejor de la historia en este apartado y, tal como estaba jugando y la importancia y presencia que tiene dentro del juego de los Mavs, no parecía descabellado que lo consiguiese.

"Si tengo que ver jugar a alguien o pagar por verle, Doncic está en ese grupo de jugadores", decía al final del encuentro Jimmy Butler, la estrella rival. Al fondo también se divisaba ya su partido 100 en la Liga, que si no se perdía ninguno iba a celebrar en Filadelfia. Todo esto tendrá que esperar hasta que su franquicia diga cuando podremos volver a disfrutar del juego del esloveno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.