“Una victoria muy cara”: los Raptors pierden a Marc Gasol

No es solo que se fueron, es bien sabido, Kawhi Leonard y Danny Green. Es que después los Raptors no han conseguido tener en ningún momento a la que debería ser su rotación óptima. Se lesionó Kyle Lowry, se lesionó Serge Ibaka, se lesionó Fred VanVleet... y se han lesionado, en el cómodo triunfo en Detroit (99-112), Marc Gasol y Norm Powell. Mala cosa en una "victoria a un precio muy alto", tal y como reconoció un Nick Nurse que está haciendo un excepcional trabajo (otra vez) con unos Raptors siempre reconocibles, siempre intensos e imaginativos en su propuesta de juego y que ahí están: 19-8, en el pelotón que persigue a los Bucks (de lejos) y con pinta de ser un rival terrorífico en los playoffs del Este... si llegan con todos en buenas condiciones.

En poco más de ocho minutos cayó Marc Gasol, que se llevó la mano al muslo izquierdo tras correr para recuperar en defensa y que queda pendiente de pruebas. Después, en el último cuarto, sufrió una lesión de hombro Powell, un golpe para un jugador que estaba alcanzando su (esquivo) mejor nivel. Y dos bofetadas para unos Raptors muy superiores a los Pistons por mucho que el partido comenzara tenso y con mucho tono físico... y aficionados de los Raptors en la gradas en lo que es casi un derbi de la frontera entre Canadá y Estados Unidos. Pero los Pistons no están para derbis: 11-17 y 70 puntos esta vez encajados al descanso tras llevarse el lunes 133 de los Wizards. Con un Blake Griffin desconocido (15+2 esta vez) y sin noticias de Reggie Jackson, los Pistons son una de las historias más tristes, por ahora, de la temporada 2019-20.

Nick Nurse le ganó la partida al antiguo jefe, un Dwane Casey atrapado en el tono depresivo de su equipo. El técnico de los Raptors sacó a Siakam de la defensa a Griffin y lo puso sobre Brown, un jugador sin ningún peso en ataque y, por lo tanto, un emparejamiento fantasma para el camerunés, que se olvidó de su hombre y se dedicó a alargar ayudas y congestionar las vías hacia la zona de unos Pistons que, desde luego, no iban a remontar desde la línea de tres: 6/35. Siakam terminó con 26 puntos y 5 rebotes, superó problemas de faltas y anotó un par de triples en el último cuarto. Él y Anunoby (19+8) fueron los primeros en aprovecharse de las lectura de Lowry, que puso a su equipo en marcha, arrolló a los Pistons con su inteligencia en transición y terminó con 20 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias. Después de alimentar a sus aleros, el base decidió romper el partido definitivamente explotando el pick and roll con Ibaka, que creció ante la lesión de Marc y jugó su mejor partido de la temporada: 25 puntos, 13 rebotes en lo que acabó siendo un triunfo cómodo y que dejó claro, con un solo vistazo, donde están los dos equipos. Los Raptors en la buena senda y los Pistons... nadie lo sabe con exactitud. Y es una pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.