LeBron también es imparable en 2020: 8º triple-doble ante Ricky

Los Angeles Lakers arrancaron este 2020 como cerraron el 2019: con victoria. El equipo angelino firmó su tercer triunfo consecutivo tras doblegar a los Phoenix Suns de Ricky Rubio (117-107) en un choque esquizofrénico que tenía controlado al concluir el primer cuarto y aparentemente cerrado a la vuelta del descanso. Pero todo se complicó en la segunda parte. Todo el camino recorrido fue desandado hasta el punto de casi ser devorado, sin querer, por la franquicia de Arizona.

El conjunto de Frank Vogel inició el duelo como un tiro. En un simple visto y no visto, maniataron a los Suns y con solo 12 minutos jugados la ventaja local se disparó a los 26 puntos (43-17). Los Lakers hacían todo bien y todo les salía bien: alcanzaron el 70% en tiros de campo. Acertaron sus primeros once lanzamientos con un LeBron en pleno crecimiento. El Rey finalizó el duelo con su octavo triple-doble de la temporada con 31 tantos, 13 rebotes y 12 asistencias. Es el primero que consigue desde el pasado 19 de diciembre ante Milwaukee Bucks. Anthony Davis, por su parte, llegó a los 26 puntos y 11 capturas.

Los cañonazos no se interrumpieron y los angelinos llegaron al descanso 34 arriba (74-41). Su porcentaje a la hora de anotar continuaba notable (61%) para desgracia de los Suns, que supieron reaccionar de la mejor manera posible. Metieron el miedo en el cuerpo a todos los presentes en el Staples con un parcial favorable en los dos periodos finales de 66-43. Una voracidad liderada por Kelly Oubre y Devin Booker. Entre los dos encestaron más de la mitad de los puntos de los suyos (58) para dejar a Phoenix a tiro de piedra, solo siete abajo con dos minutos por delante (110-103). Cinco tantos consecutivos de LeBron dieron a los Lakers su 27ª victoria del curso en 34 partidos, la número 20 contra un rival de la Conferencia Oeste y la 18 (sin derrota) frente a un rival por debajo del 50% de triunfos.

Los Suns, a pesar de su excelente reacción, perdieron tras dos partidos ganados seguidos y con una malísima noticia: Ricky Rubio no pudo acabar el encuentro por una lesión en la rodilla derecha. El internacional español tuvo que retirarse a vestuarios a 4:09 para cerrar el choque al doblarse la extremidad en una acción ofensiva. Se desconoce por el momento en el alcance de la lesión, pero los gestos de dolor del jugador al abandonar la cancha no eran muy esperanzadores. Un palo enorme para el base, que estaba haciendo su mejor curso desde que aterrizó en la NBA en 2011 con 14,2 puntos y 9,3 asistencias por partido (sumaba 9 esta madrugada antes de lesionarse).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.