Los Cavs rebajan la tensión y los Blazers vuelven a estrellarse

Los Blazers siguen con su difícil camino en una temporada en la que nada está saliendo bien y en la que no están, desde luego y por varias razones (entre ellas la mala suerte con las lesiones), viviendo a la altura de lo que se podía esperar de un vigente finalista de la Conferencia Oeste. Tras caer con estrépito en Mineápolis (116-102) están 16-23. Un triste balance que les tendría fuera de cualquier opción de playoffs en muchas de las últimas temporadas de su Conferencia... pero no en esta. Ahora mismo el octavo está a solo un partido y medio, a pesar de todo, porque ese puesto lo ocupan los Spurs con un pírrico 16-20. Está tan barato que los Blazers, al menos, siguen vivos.

Ante los Wolves cerraban una gira de cinco partidos fuera (tres derrotas) y jugaron con la sensación de cansancio y desapego propia de los equipos en un tramo así y en mal momento. Ni Carmelo (8 puntos), ni Lillard (20 con un 3/10 en triples) ni un McCollum invisible (15 puntos)... nada sacó del atolladores a un equipo con pésimos porcentajes de tiro y que encajó entre los cuartos segundo y tercero un parcial de 72-40 que tenía el partido en ventajas locales de 27 puntos antes de llegar a un último parcial en el que ya no había nada en juego. Los Blazers vuelven a Oregón con malas sensaciones, como casi toda la temporada... pero todavía vivos.

En el Oeste tienen justo detrás a estos Wolves (15-22, solo una victoria menos) que están encontrando formas de ganar partidos tras una crisis horrible y sin Karl-Anthony Towns, que sigue de baja. Y estas formas residen, básicamente, en el trabajo atrás. Por increíble que parezca, los de Saunders tienen la mejor defensa desde Navidad, un tramo en el que encajan 103,6 puntos de media (102 esta vez, casi clavado) y en el que destaca el trabajo de jugadores como Okogie, Robert Covington (con muchos pretendientes en el mercado), el rookie Jarrett Culver (12 puntos y 6 rebotes esta vez)... Andrew Wiggins sumó 23 puntos y 8 asistencias, Jeff Teague 12 y 6 y los Wolves, también a pesar de todo, están (como los Blazers) a un partido y medio del octavo puesto del Oeste.

Los Cavaliers se dan un respiro en Detroit

En Michigan, y en duelo entre vecinos, los Cavs ganaron en la prórroga (112-115) después de cinco derrotas seguidas... y del lío formado por su entrenador, un John Beilein que pareció contra las cuerdas tras su lío verbal pero que fue ratificado antes del partido en la MoTown... y que pareció, desde luego, tener de su lado a la plantilla. A los veteranos y a los jóvenes. Tristan Thompson anotó 35 puntos y capturó 14 rebotes, Kevin Love sumó 17+9 y metió el triple que rompió el empate en el último minuto de la prórroga, Sexton terminó con 19 puntos y 6 rebotes y Garland con 20 y 7 asistencias.

Asi que si el partido era un prueba de la relación Beilein-vestuario, se puede pensar que esta marcha más o menos a pesar de los accidentes (el peor el último) que se está encontrando, o que está formando, un entrenador de 66 años pero novato en la NBA. Los Cavs remontaron 13 puntos de desventaja en el tercer cuarto contra unos Pistons (14-25 por el 11-27 de los de Ohio) que perdieron una buena ocasión de acercarse al octavo puesto del Este. Por si acaso. Andre Drummond anotó 28 puntos y capturó 23 rebotes, Derrick Rose sumó 27+7 con 5 asistencias y Bruce Brown sigue creciendo (17+4+8), pero los Pistons perdieron tras tener ventajas cómodas y después de un último minuto del tiempo reglamentario en el que no acertaron ni Brown primero, antes de dos tiros libres anotados para empatar por Tristan Thompson, ni Derrick Rose después. En Detroit, sin embargo, están más pendientes de qué y cómo va a vender la franquicia antes del cierre de mercado que de las opciones reales de volver a los playoffs. Así están las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.