El UCAM Murcia derrota, con el imparable Eddie, al Unicaja

Victoria tan vital como merecida del UCAM Murcia, que superó de principio a fin a un mal Unicaja que falló en defensa y fue nefasto más allá de los 6,75 (7/27). Jarell Eddie (27 puntos, siete triples y 23 de valoración) fue una pesadilla para los de Casimiro que estuvieron siempre a merced de los murcianos.

El primer cuarto tuvo claro color grana que empezó mandando, 8-1, gracias a una buena defensa, acierto exterior con los triples (4/8) en contraste con el penoso balance de los malagueños en defensa y allende los 6,75 en triples (0/8). Normal que los primeros minutos registrasen un interesante 23-16.

Aunque el segundo cuarto empieza con 0-6 de parcial, lo del triple para los de Casimiro seguía siendo un horror (0/10 a los 15’ con 27-22). La defensa de UCAM desesperaba a los de Casimiro. Tras un triple de Eddie, 30-22 (min, 16). Al undécimo intento entró el primer triple a los malagueños por la mano de Waczynski, seguido por otro de Brizuela. Con nada, Unicaja apretaba el marcador (34-32 min, 18).

Pese al acierto de Eddie (13 puntos), Unicaja logró empatar a 39 a falta de 14 segundos para el descanso gracias a la fogosidad de Jaime Fernández, lo que provocó un ajustado tiempo muerto de Sito Alonso, técnico murciano. El resultado con el que se llegó al intermedio.

Tras la reanudación, intercambio de puntos. Unicaja sigue incómodo y los pimentoneros vuelven a coger ventaja (47-44 min. 24). El triple seguía siendo un viacrucis para Unicaja. Ya eran 3/17 en 27’ y Murcia se beneficiaba (50-46). Tampoco es que fuera maravilloso el porcentaje de UCAM en tiros de campo (17/42) pero gobernaba en el rebote (29 a 23). Unicaja, todo hay que decirlo, jugaba francamente mal y echaba de menos a Josh Adams, mermado tras salir de una reciente gastroenteritis.

Con Rafa Luz asistiendo, Sadiel Rojas machaca ante la pasividad de Unicaja y el marcador se dispara hasta 54-46. El parcial de 10-2 hace que Casimiro pida tiempo para detener la caída. La respuesta fueron cinco puntos seguidos de Brizuela. A los 30’, 56-51. UCAM seguía manteniendo el dominio del juego con autoridad (66-57 min. 35). La superioridad e intensidad de los locales contrastaban con la atroz espesura de Unicaja que era incapaz de encontrar soluciones. UCAM lo tenía todo a su favor. Eddie seguía en pleno festival anotador. Triple (69-60). Ya eran 21 puntos.

Otro triple del formidable Jarell Eddie puso un 75-65 a falta de dos minutos. Seis triples de este jugador. La sentencia llegó con Askia Booker con otro canastón exterior. De poco sirvieron los 17 puntos de Brizuela que al final despertó. UCAM fue mejor y se llevó una victoria vital que le da margen sobre el descenso ante un decepcionante Unicaja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.