Doncic (20) y los Mavs apalizan una vez más a los Warriors

Dallas Mavericks no tuvo ningún tipo de piedad con Golden State Warriors. La franquicia texana vapuleó a la de San Francisco en el elegante y novedoso Chase Center por 27 puntos (97-124). No es la primera vez que los Mavs maniatan y apalizan a este rival: a finales de noviembre ganaron por casi 50 puntos (142-94) y en diciembre, por 20 (121-141). Un total de 407 tantos anotados para una diferencia media de 31,6 puntos. Menos mal que ya no se ven más este curso.

En todos ellos, hay un patrón en común: Luka Doncic. El base esloveno ha sumado 20 o más tantos en cada uno de esos tres encuentros, aunque esta madrugada no estuvo tan inspirado como en los previos. De los 31 y 35 tantos conseguidos en los dos choques anteriores, pasó a ‘solo’ las dos decenas… con una carta de lanzamiento preocupante: 2 de 9 desde el triple y ¡2 de 8 en la línea de tiros libre! El perímetro está siendo un dolor de muelas en esta etapa de la temporada para el exmadridista. En los últimos cuatro choques ha rebajado su porcentaje al 25% y desde que volvió de la lesión a mediados de diciembre le cuesta un horror, con siete de once duelos con un 20% o menos de acierto.

La actuación de Luka Doncic

Problemas que resuelve de una manera fácil y sencilla, con la penetración, el cuerpo a cuerpo (es casi imparable cuando pone la directa) y las virtudes de sus compañeros, aunque en esta ocasión también le costó encontrarlos: solo 2 asistencias, su peor encuentro en esta faceta de la temporada con al menos 5 minutos sobre la cancha. Powell llegó a los 21 puntos perfectos: sin falló en el tiro, 9 de 9 (1 de 1 desde el triple). Sin Porzingis (aún se desconoce cuándo regresará) actuaciones así son fundamentales para que los Mavericks continúen entre los primeros ocho equipos de la Conferencia Oeste. En estos momentos, son sextos con 25 victorias y 15 derrotas. San Antonio, noveno clasificado, está muy muy lejos, a siete partidos.

Por su parte, Golden State sigue su particular viacrucis. Su temporada de transición forzada, sin Klay Thompson ni Stephen Curry... presenta a estas alturas de la temporada el peor balance de la NBA con solo 9 triunfos en 42 partidos tras nueve derrotas consecutivas, la peor racha activa en la Liga norteamericana. Steve Kerr nunca había vivido una situación similar (ni parecida ni cercana) desde que sentó en el banquillo de la franquicia de San Francisco en el verano de 2014, nunca se había sentido tan dominado por un rival que al descanso ya había cerrado el choque con casi 20 puntos de diferencia (47-65). Un drama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.