Morant roza la perfección para unos ‘Baby Grizzlies’ sin techo

El crecimiento de Memphis Grizzlies desde diciembre está siendo asombroso para un equipo condenado por todos (analistas y público) a principios de temporada a navegar por los últimos puestos de la Conferencia Oeste. Sin embargo, la franquicia del oso ha mutado en revelación desde antes de final de año y con su victoria contra Houston Rockets (121-110) presenta un balance de 14-9 en 46 días, con 6 triunfos consecutivos y 12 partidos con 110 o más tantos anotados. Desde ese mes es el quinto mejor conjunto de la NBA en duelos ganados y el tercero en puntos anotados, líder si hacemos la medición desde el 15 de diciembre. Un estilo fresco, dinámico y divertido liderado por el rookie Ja Morant ha relegado a ese Grit and Grind rocoso, brusco y bastante efectivo que gobernó Tennessee durante casi una década.

El triunfo frente a los texanos se cimentó en Morant. Máximo candidato a novato del año (hasta que Zion Williamson pueda decir lo contrario), el base sobresalió en los 37 minutos que estuvo sobre la cancha con 26 puntos, 8 asistencias y una carta de tiro excelsa, casi perfecta: 10 de 11 en el lanzamiento (3 de 4 desde el triple) y 3 de 3 desde la línea de personal. Nunca en la historia un rookie había tenido esas cifras globales en un partido.

La actuación de Morant

Su confianza es tan elevada que tuvo tiempo de enfrentarse directamente con James Harden. En el primer cuarto, la Barba desafió a Morant para que lanzará de tres. Él no tuvo reparos y descerrajó un triple en la cara de su rival. “Cuéntale a tu p… madre sobre mí”, dijo el jugador de Memphis tras esos tres puntos. No se corta. Es una estrella. “Disfrutó de todo. Estoy muy agradecido de estar aquí”, dijo después del duelo un Ja que tuvo momentos estelares en el pase, con movimientos y amagos increíbles. “Estamos jugando juntos y de una manera muy inteligente”, declaró su compañero Dillon Brooks, también clave en el triunfo. El escolta se fue hasta los 24 tantos (6 de 10 en triples). La pareja de pívots Valanciunas-Jackson hizo un trabajo sensacional en ataque: combinaron 34 puntos (14 de 30 en el tiro).

El pique Morant-Harden

Houston, que perdió su cuarto partido de los últimos diez, no vendió fácil la derrota. Sin Westbrook (descanso), Harden no se privó de nada. Lanzó 37 veces y anotó 13. Sumó 41 puntos con un mal 5 de 19 desde el triple y un casi perfecto 10 de 11 desde la personal. Añadió 6 rebotes y 6 asistencias en un partido que a 8 minutos del final mostraba un empate a 95. Tres después, la distancia ya era de +10 para los locales tras un parcial 11-1. Ahí acabó el encuentro. Memphis está en un momento envidiable: no enlazaba seis victorias consecutivas desde diciembre de 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.