Ricky prolonga su noviazgo con el pase: 11º duelo con 8 o más

Phoenix Suns se aleja un poco más del playoffs. La franquicia de Arizona, nueve temporadas seguidas fuera de la fase final por el anillo, cayó esta madrugada contra San Antonio Spurs por la mínima y con la opción de llevar el encuentro a la prórroga en dos ocasiones. Primero fue Ricky Rubio el que la tuvo entre sus manos. Con escasos 6 segundos para acabar y 117-119, el base se inventó una falta de Marco Belinelli tras un mal pase de LaMarcus Aldridge al italiano. El español solo pudo acertar uno de sus dos tiros libres. La segunda opción fue de Devin Booker después de que el propio Aldridge también fallara uno de sus lanzamientos desde la personal. Sin embargo, el escolta erró desde el perímetro.

Con esta derrota, los Suns pierden una oportunidad de oro para acercarse a los ocho primeros clasificados de la Conferencia Oeste. Un triunfo les habría permitido superar a su rival de esta noche y situarse a un escaso medio duelo de diferencia con Memphis Grizzlies, octavo, que hoy cayó en Nueva Orleans ante los Pelicans. Sin embargo, otro mal día en defensa lastró esa oportunidad: es el tercer partido de los últimos cuatro, que los de Monty Williams permiten a su rival superar la barrera de los 115 puntos. En ese mismo lapso, tanto texanos como Atlanta Hawks han llegado a los 120. En los últimos 28 encuentros, solo en tres ocasiones su rival se ha quedado por debajo de la centena.

San Antonio lideró el partido del Talking Stick Resort Arena durante casi la totalidad de los 48 minutos. El equipo de Gregg Popovich llegó al descanso 15 puntos arriba (51-61) gracias a un acierto superlativo desde el perímetro (12 de 20, 60%) que se mantuvo casi inalterable hasta el final (17 de 31, 54,8%) con Forbes disparado: 24 tantos, 8 aciertos de 11 intentos. Derrick White tampoco se quedó corto con su 4 de 5 para 25 puntos al igual que el perfecto Dejounte Murray (2 de 2, 10 tantos). Con esa efectividad, los texanos resistieron a un gigante Deandre Ayton. El pívot firmó 25 puntos y 12 rebotes, aunque el máximo anotador de los Suns fue, un día más, Devin Booker (37).

Pero todo tiene un límite y un 2+1 de Ricky puso a los de Arizona por primera vez arriba en el marcador (113-111) con solo 2:55 por disputarse. El base español prolongó su feliz paternidad con otra buena la actuación: 15 puntos y 9 asistencias. Es el 11ª partido seguido, con minutos en pista (se perdió el duelo contra Atlanta por el nacimiento de su hijo), que hace 8 o más pases de canasta. Es su racha más larga en la NBA. La anterior fue de 9 en la 2016-17 cuando estaba en Minnesota Timberwolves. Sin embargo, no pudo redondear el día: dos triples consecutivos de San Antonio pusieron muy complicada la victoria y los dos fallos finales condenaron definitivamente a los Suns.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.