Javi Zamora: el heredero natural del Estudiantes

El Movistar Estudiantes anunció este martes la destitución de Aleksander Dzikic. El entrenador serbio, que llegó este verano al conjunto colegial, comenzó con buen pie su primera experiencia en España: tras seis jornadas, sumaba tres victorias y tres derrotas. Pero desde ese momento, el escenario se torció con solo un triunfo en las últimas doce jornadas y se cayó hasta la última posición de la Liga Endesa. Y lo peor (y ya es decir) no eran los resultados, sino la palpable imposibilidad de levantar el vuelo. El juego que se desplegaba era horroroso. Sin alma. Sin espíritu. Dzikic no encontraba la tecla correcta y la tormenta se lo llevó por delante.

La decisión del club ha sido poner al frente del Movistar a un hombre de la casa: Javier Zamora Pedreira (Madrid, 1984) tendrá su primera experiencia al más alto nivel. El joven técnico llegó al Estudiantes en 2015 después de su paso por el CB Majadahonda y de formarse en el Club Olímpico, donde dio sus primeros pasos en la dirección: con 18 años una lesión en la rodilla (ligamento cruzado) le hizo pasar de la pista al banquillo. En esa primera etapa dirigió hasta tres equipos y antes de aterrizar en el Ramiro ascendió a Liga Femenina 2.

En el Estu se hizo cargo de la dirección de la cantera, del júnior y del EBA. Con él a los mandos se forjó la Generación del 2000, la más ilusionantes de los últimos años en el club. Bajo su ala han crecido jugadores como Adams Sola, Nacho Arroyo, Dovydas Giedraitis, Emil Stoilov, Alex Tamayo, Andriy Grytsak y Diego Alderete. Una camada que debe ser la piedra angular de cualquier proyecto futuro en el club.

Con ellos, Zamo llevó al Estudiantes a dos quintos puestos del Campeonato de España (2017 y 2018) y a la cima en el de Madrid (2018) tras derrotar en la final al Madrid de Usman Garuba. Participó en dos Adidas Next Generation (torneos clasificatorios para la fase final de la Euroliga júnior) y alcanzó la fase de ascenso a LEB Plata en 2019. "Tienen mucho talento y nuestro objetivo es que la mayor parte salga hacia el primer equipo ", describía en mayo de 2018 el técnico a estos jugadores para AS.

Su ascenso era esperado por ese motivo. Era el heredero natural para dirigir a estas jóvenes promesas. Sin embargo, alcanza el banquillo antes de lo esperado… aunque se ha preparado para esto. La pasada temporada ejerció de ayudante de Josep María Berrocal. Un cargo con el que comenzó este curso junto a Dzikic. Ahora, su oportunidad ha llegado. Y con una filosofía muy clara: el esfuerzo por encima de todo: “Creo profundamente en él porque detrás hay una recompensa”, dijo en una entrevista para la Federación Madrileña de Baloncesto, a la que ha representado como seleccionador. Al igual que a España: con la Sub-18 conquistó el oro europeo este verano y en 2018 alcanzó la plata con la Sub-16. También estuvo al frente de la Sub-15.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.