El vendaval Zion sigue creciendo: 15 puntos y un tapón imposible

New Orleans Pelicans cayó ante Denver Nuggets en el segundo partido de Zion Williamson en la NBA. El ala-pívot, que debutó el pasado martes contra San Antonio Spurs, todavía no conoce lo que es la victoria en la Liga, aunque la Liga si va conociendo poco a poco, paso a paso, lo que es capaz de hacer sobre la cancha este jugador ilógico en el movimiento y la carrera por peso (129 kilos) y altura (1,98 m) y que es el número uno del draft más esperado desde LeBron James. El rookie no tuvo un momento explosivo como ante la franquicia texana (17 puntos seguidos en tres minutos), sino un impacto más racionado, más de gota a gota que de lluvia torrencial.

Williamson jugó 21 minutos (tres más que ante los Spurs) y finalizó con 15 puntos con una magnífica hoja de tiro: 7 de 9, con un 0 de 1 desde el triple. En sus dos primeros encuentros acumula un 75% en ese apartado (15 de 20), récord de siempre en la NBA. Los lanzamientos desde la personal le lastraron con un 1 de 4. Además, añadió 8 rebotes (3 ofensivos) y con él en cancha, NOLA tuvo un +16. Si sumamos el duelo ante San Antonio, New Orleans tiene un +30 con él (39 minutos)... y un -30 sin él (57 minutos). Del resto de jugadores que participaron en el duelo del Smoothie King Center, solo Jerami Grant llegó a la decena en ese apartado. Nada mal para llevar dos días, como quien dice, en la NBA.

La actuación de Zion Williamson

Sin embargo, lo mejor fue su taponazo a Malik Beasley a principios del último cuarto. Su salto en vertical fue descomunal. Fue un remate violento de voleibol. Una chapa insultante. El balón voló hasta la grada del pabellón de unos Pelicans que ven como los playoffs se alejan un poco más. Ya son cuatro partidos y medio de distancia con respecto a Memphis Grizzlies, el glorioso dueño de una octava posición que parecía improbable para ellos a principios de temporada.

El tapón de Zion Williamson

Al margen del hype Zion, los Pelicans vivieron a remolque casi todo el duelo. A mediados del tercer cuarto remataron una remontada que duró un suspiro y llegaron a los últimos instantes del último con opciones de dar, otra vez, la vuelta al marcador. Finalmente, y a pesar de un Redick maravilloso desde el perímetro (5 de 7), sumaron su segunda derrota consecutiva. Sus 11 rebotes menos (permitieron 24 ofensivos a Denver) y el 3 de 11 de Brandon Ingram fueron demasiado ante los Nuggets, que afianzan su cuarta posición en el Oeste y tienen a tiro la segunda y tercera (medio duelo). Nikola Jokic volvió a sobresalir: 27 puntos, 12 rebotes y 7 asistencias, mientras Juancho Hernangómez solo disputó 4 minutos y no anotó. Michael Porter Jr aprovechó una nueva oportunidad desde el banquillo con 15 tantos y 10 capturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.