Oklahoma sigue al alza, Kansas arrasa y Xavier se redime

Otro sábado que no deja indiferente a nadie. Con el inicio de los calendarios de conferencia, llega la hora de poner la vara de medir en el baloncesto universitario. En esta ocasión, Oklahoma, Kansas y Xavier, entre otros, la rebasaron con solvencia.

Los Sooners dan un golpe sobre la mesa

Hay que decirlo una vez más, los Sooners van en serio. Anoche, lejos de amedrentarse ante su prueba más dura hasta la fecha, demostraron por qué son una de las sensaciones de la temporada. Un bloque perfectamente coordinado y preparado para cualquier circunstancia. Georges Niang no lo iba a poner nada fácil. Su versatilidad iba a ser un quebradero de cabeza, pero Oklahoma iba a ir de menos a más tras un renqueante inicio. Buddy Hiel (quién si no) abriría la veda de una pluralidad que iba a ir en aumento. Con Ryan Spangler como socio, Iowa State pronto se verían con el agua al cuello.

Niang seguía a lo suyo, pero la inspiración de Deonte Burton allanaba el camino. Si bien Monte Morris también acompañaba, la garra rival pronto impondría su ley. A falta de acierto, agresividad defensiva, intensidad y un gran movimiento de balón. Oklahoma permanecía paciente esperando su oportunidad, y su momento acabó llegando. Dos triples consecutivos con la firma de Isaiah Cousins, que por fin aparecía, y  otro de Jordan Woodard dejaban el encuentro en un punto crítico con el clutch time asomándose. Niang volvería a coger las riendas, pero la frialdad de los Sooners, unida a su disciplina, acabarían por decantar el choque. (83-87)

Xavier vuelve a las andadas

Con la derrota ante Villanova aún en la recámara, los Musketeers se veían obligados a reaccionar. Y la respuesta ante Butler no pudo ser mejor. Chris Mack construyó una telaraña defensiva que atrapó al tercer mejor ataque del país y dejó el partido en su terreno. Ante la sensible baja de Edmond Sumner, Remy Bell saltó a escena para liderar un ataque que dejaba atrás el buen comienzo de Kelan Martin. Tanto Roosevelt Jones como Kellen Dunham intentaban seguir el ritmo rival, pero Trevon Bluiett se encargaba de apuntalar una superioridad que iba más allá del marcador.

Sólidos e inflexibles, los locales seguían con su guión sin salirse un ápice. Tan pronto como los Bulldogs construían los cimientos de la remontada, la pluralidad de los de Ohio salían del aprieto con Jaylen Reynolds dominando bajo los aros y Kaiser Gates haciendo de microondas desde el banquillo. Un parcial de 13-1 en el que todos aportaban su granito de arena y dejaba el encuentro visto para sentencia. Butler estaba en un continuo quiero y no puedo, Chris Holtmann quería poner el énfasis atrás, pero todo ajuste exponía unas grietas que no compensaban la impotencia ofensiva. El acierto de Xavier (56.4 %) sería el principal argumento para sellar el triunfo. (69-88)

Kansas no pisa el freno

Pocos equipos pueden mostrar las alternativas de Kansas, pero sobre todo, su cohesión. Bill Self parece haber dado por fin con la tecla, y con su líder. El resurgir de Wayne Selden vivió un nuevo capítulo ante Baylor, que sufrió la exhibición de un jugador que no dio su brazo a torcer. Desde los primeros compases, los Jayhawks impusieron un ritmo que su rival no pudo seguir. ¿El resultado? Un parcial de 4-24. Mientras Selden y Devonte Graham bombardeaban desde el perímetro, Perry Ellis ponía el equilibrio. Pese a su afamada solidez, los Bears tan sólo podían minimizar daños a base de físico.

En la segunda mitad, Rico Gathers y Taurean Prince salían ávidos de reacción. Sin embargo, siempre que los locales dinamizaban el choque, perdían fuelle. A campo abierto, los de Lawrence jugaban a placer. Frank Mason III lo hacía fácil y  más con un Wayne Selden que seguía con su particular monólogo. Un torbellino ofensivo amparado en un acierto exterior (11/19 T3) implacable. La defensa de Baylor no era capaz de bajar a su oponenente de la nube, ni de cesar tan siquiera el clinic de ‘spacing’ que estaba protagonizando Kansas. Nueva exhibición que les mantiene en lo más alto del baloncesto universitario. (74-102)

También hubo sorpresas…

Como no podía ser de otra manera, la palabra upset volvió a ser protagonista en más de una cancha. Así como Gonzaga se salvó en la prórroga ante San Francisco, no pudieron hacerlo los Boilermakers, que cayeron ante una Iowa que dio todo un recital defensivo para frenar el potencial interior de Purdue. Un gran Jarred Uthoff culminó la faena.

Aunque de menor envergadura, LSU consiguió dar la talla en un partido de nivel, que visto lo visto no es poco. La víctima fue Vanderbilt, que sufrió otra espectacular actuación de un Ben Simmons imperial. Los Commodores intentaron aferrarse al lanzamiento exterior, pero incluso ahí, Keith Hornsby les conseguía dar la réplica. Un intercambio de golpes que vuelve a dejar dudas en los de Nashville. Algo que también le ocurre a North Carolina State. Desde atrás, Virignia Tech dio la sorpresa frenando al dúo Barber-Martin y aferrándose a las acometidas tanto de Seth Allen como de Jalen Hudson.

La jugada más loca del año:

 

Otros resultados destacados:

  • Michigan State 69-61 Minnesota
  • Notre Dame 66-77 Virginia
  • Georgia Tech 78-86 North Carolina
  • Ole Miss 61-83 Kentucky
  • St. John’s 65-83 Providence
  • Miami 64-51 Syracuse
  • Duke 81-64 Boston College
  • Tulsa 57-76 Cincinnati
  • Florida State 75-84 Clemson
  • Texas 74-82 Texas Tech
  • Georgetown 80-70 Marquette