Maryland firma su mejor inicio, Virginia siembra dudas y la PAC-12 no deja de sorprender

El sábado nos vuelve a dejar otra jornada trepidante. Aunque muchos de los grandes se salvaron, la palabra upset volvió a resonar con fuerza. Mientras Maryland firmaba el mejor inicio de su historia, Virginia volvía a caer y Arizona representaba la locura de la PAC-12.

El mejor arranque de los Terrapins

Mark Turgeon no pidió tiempo muerto, le dejó decidir, y la respuesta no pudo ser mejor. Melo Trimble decantó la balanza en un partido donde la igualdad fue la pauta. Si bien Maryland hacía gala de efectividad desde el inicio, primero Nigel Hayes y posteriormente Ethan Happ se encargaban de mantenerlos a raya. Una vez contestada la primera embestida, Wisconsin recuperó la iniciativa desde atrás. La pluralidad de los Terrapins daba destellos, pero no conseguía consistencia ante una defensa tan tenaz como productiva. Los locales aprovechaban las pérdidas de Maryland para dejar todo por decidir llegados al descanso.

A la salida de los vestuarios, la tónica permanecía intacta. La disciplina defensiva y el dúo Hayes-Happ obligaban a Maryland a encontrar soluciones. Fue entonces cuando a falta de brillo, la superioridad física marcaría el camino. Robert Carter y Diamond Stone serían los encargados de dominar la zona, acaparar la atención y crear espacios. Algo que bien iba a aprovechar un Melo Trimble que con diez puntos consecutivos, ponía a los Badgers en jaque. La respuesta, sin embargo, no se hizo esperar. Con el clutch time llamando a la puerta, Bronson Koenig remataría una reacción heróica con un triple que ponía las tablas. Todo iba a quedar en manos de Melo Trimble, y su sangre fría firmó un triple que significaría la novena victoria consecutiva. (63-60)

Virginia y Arizona vuelven a caer

De la élite a las dudas. Virginia y Arizona tan pronto se afianzaban entre los grandes como sufrían su segunda derrota de la semana. Georgia Tech se encargó del primero, y lo hizo desafiando sin reparos a una de las mejores defensas del país. Quinton Stephens lideraba un 9-19 de parcial de inicio que avisaba a los Cavaliers de que no iba a ser una noche cualquiera. Los Yellow Jackets lo tenían claro, necesitaban de referencias claras y solidez interior, ambas cumplidas a la perfección para dejar en Virginia en 24 puntos al descanso.

La charla hizo efecto, y los chicos de Tony Bennett salieron con otra cara. Sostenidos por su columna vertebral, emprendían una reacción que sobre todo, consistía en minimizar errores. Liderados por London Perrantes, los visitantes veían la luz, pero su rival, lejos de amedrentarse, se creció ante la adversidad. La versatilidad de Stephens, el domino del rebote y el acierto exterior, los ingredientes de una Georgia Tech que con Nick Jacobs y Adam Smith como escuderos, resistían el intento de Malcolm Brogdon para sellar el upset. (64-68)

Se necesitaron 4 prórrogas para conocer un vencedor. Estaban haciendo méritos, y USC aprovechó la envergadura de su oponente para dar un golpe sobre la mesa. No obstante, el ejercicio de constancia iba a ser más exigente que nunca. Si bien Arizona exhibía sus recursos en los primeros compases, los Trojans respondían con descaro. Jordan McLaughlin cogía los mandos con soltura, asociándose con Elijah Stewart para contrarrestar el poderío interior de Dusan Ristic y Kaleb Tarczewski. La defensa de los Wildcats hacía aguas a la par que Nikola Jovanovic irrumpía en escena. La cara de Sean Miller lo decía todo.

En la segunda mitad, tuvo que ser el perímetro quien diera síntomas de mejoría. Aunque dos triples consecutivos de Bonnie Boatwright eran un jarro de agua fría, Allonzo Trier no daba su brazo a torcer. La defensa comenzó a carburar, la circulación de balón mejoraba y las posiciones de tiro por fin eran cómodas. Los de Tucson comandaban un parcial de 9-0 que remataría Kadeem Allen para forzar el tiempo extra. Trier seguía imparable, pero los locales seguían encontrando alternativas ofensivas. Julian Jacobs volvía a poner a Arizona en la cuerda floja, y sólo un palmeo de Tarczewski pudo mantenerles con vida. Otra prórroga.

El cansancio empezaba a hacer mella, pero no en el ritmo anotador de los californianos. Pese a todo, los Wildcats sobrevivían a base de garra y talento. Tanto en la segunda como en la tercera, sería Gabe York quien diera pie a la siguiente. Ya estábamos en la cuarta, y USC se negaba a bajar el pistón. Jovanovic, Boatwright, Jacobs, McLaughlin, todos aportaban con la misma solidez, pero Stewart sería otra historia. De Factor X desde el banquillo, a líder en una carrera interminable. La mejor actuación de su carrera universitaria culminaría en la línea de tiros libres, donde dictó sentencia. (101-103)

La locura de la PAC-12

La PAC-12 está siendo el fiel reflejo de lo imprevisible que puede ser el baloncesto universitario. La prueba no sólo está en la derrota de Arizona o en el resurgir de USC, sino en la dificultad de sacar conclusiones. Como bien ocurre con California, tan pronto se afianzaban ante Utah como anoche sufrían su segunda caída consecutiva. El verdugo fue Oregon State, como también lo fue Oregon hace unos días. Cuonzo Martin sigue en busca de la regularidad en un bloque plagado de talento.

Utah no se queda atrás. Después del golpe frente a los Golden Bears, respondieron ante Colorado, pero no sin sufrimiento. Lorenzo Bonam decidió en el último segundo, dejando claro que pese al triunfo, la identidad defensiva de los Utes ha desaparecido. UCLA pudo volver a ver empañado otro gran inicio de partido, pero una vez más, la determinación de Bryce Alford tuvo la última palabra. Con Tra Holder a los mandos, Arizona State no decayó ante la inspiración de Isaac Hamilton, pero no pudieron estrenarse en el calendario de conferencia.

En toda esta amalgama de resultados, Washington, sin hacer mucho ruido, brilla más que nadie, como demostraron en el derbi estatal frente a los Cougars. El dúo exterior formado por Andrew Andrews y Dejounte Murray continúa siendo uno de los más divertidos del país.

South Carolina sigue invicto

Sólo quedan dos equipos que no conocen la derrota. De SMU se podía esperar un buen inicio, pero no tanto de South Carolina. Los de Frank Martin quieren ser una realidad, y qué mejor forma de argumentarlo que imponiéndose a una Vanderbilt ahora hundida en la SEC. Pluralidad ofensiva, compromiso y equilibrio, sin ser especialistas en nada, los Gamecocks cumplen en todo.

Otros resultados destacados:

  • Kansas 69-59 Texas Tech
  • Kansas State 76-86 Oklahoma
  • North Carolina 84-73 Syracuse
  • Baylor 94-89 Iowa State
  • Kentucky 77-61 Alabama
  • Texas A&M 92-88 Tennessee
  • Memphis 78-81 UConn
  • Pittsburgh 86-82 Notre Dame
  • Dayton 57-61 La Salle
  • Florida 68-62 LSU
  • Nebraska 90-56 Rutgers
  • Creighton 82-67 Seton Hall

Actuaciones destacadas:

  • Buddy Hield (vs Texas Tech): 31 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias
  • Ben Simmons (vs LSU): 28 puntos, 17 rebotes, 5 asistencias (+ 8 pérdidas)
  • Elijah Stewart (vs Arizona) 27 puntos, 4 rebotes
  • Jonathan Motley (vs Iowa State): 27 puntos, 13 rebotes
  • Gary Payton II (vs California): 20 puntos, 11 rebotes, 8 asistencias
  • Sterling Gibbs (vs Memphis): 26 puntos, 2 asistencias, 2 robos
  • Alex Poythress (vs Alabama): 25 puntos, 7 rebotes
  • Isaac Hamilton (vs Arizona State): 26 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias
  • Tra Holder (vs UCLA): 26 puntos, 3 asistencias
  • Tyler Cavanaugh (vs Duquesne): 30 puntos, 10 rebotes
  • Tre Coggins (vs CS Northridge): 40 puntos, 2 rebotes
  • Francis Alonso (vs East Tennessee State): 21 puntos, 3 rebotes