Indiana impone, Gonzaga avisa y los favoritos no fallan

Volvió la normalidad, si eso en el March Madness es posible. Después de una jornada donde lo inverosímil fue rutina, la lógica volvió a imponerse. Fue día de sentencias, pero también de reivindicaciones, como las de Indiana o Gonzaga. Ambos demostraron que van en serio, como Kansas, Virginia o North Carolina dejaron claro que los upsets no van con ellos. Primeros billetes para el Sweet 16.

Los Hoosiers acaban con Kentucky


Indiana y Kentucky cumplieron las expectativas, e hicieron de su partido un duelo a la altura de su rivalidad histórica. No faltaba expectación, y la respuesta fueron 30 minutos de intercambio de golpes. Igualdad y tensión que canalizó Yogi Ferrell para los Hoosiers. Su dirección fue diferencial, tanto para impulsar la habitual pluralidad de los suyos como para encontrar a su mejor arma anoche: Thomas Bryant. El freshman iba a hacer de la zona Wildcat su patio de recreo, y Calipari tuvo que aferrarse a Tyler Ulis para compensar su inconsistencia.

Pequeño pero matón, nunca mejor dicho. El base sacó a relucir su gen competitivo para hacer frente a los parciales rivales, y si bien el desacierto exterior era una losa demasiado pesada, se negaba a perder. Al final, tanto la experiencia como la frialdad decantaron la balanza. Lo segundo fue cosa de Thomas Bryant, que asumiendo la responsabilidad, selló el billete de Indiana al Sweet 16 desde la línea de personal. (73-67)

Duke y Iowa State despiden a las Cenicientas

Yale cayó, pero lo hizo con las botas puestas. Lo que parecía un trámite para los Blue Devils a punto estuvo de acabar en tragedia (de nuevo). Duke se aferró al talento individual, y aunque en un principio el plan siguió su curso, a punto estuvo de tener consecuencias. Grayson Allen, Brandon Ingram y Luke Kennard, en eso se basó el sistema de Coach K para apear a los Bulldogs. Suficiente para este partido, pero tal vez preocupante para los próximos. Lo demostró Justin Sears. El mejor jugador de la Ivy League no tuvo miedo a tal empresa, y con un 15-0 de parcial, amenazaron con la gesta (perdían de 27). No obstante, se quedaron en el camino. La soltura de Brandon Ingram echaba por tierra cualquier intento de remontada. Quién lo diría hace un mes, Duke está en el Sweet 16. (64-71)

Iowa State no quiso saberse nada de sustos. Especialmente Georges Niang. Aunque Arkansas Little-Rock planteó batalla desde el principio, ni halló solución para el líder de los Cyclones ni pudo aferrarse a las heroicidades de Josh Hagins. Los de Steve Prohm se limitaron a cuidar el balón, moverlo con fluidez y afianzarse con su acierto. El primer golpe lo dieron antes del descanso, y Matt Thomas se encargó de rematar a base de triples. Sin hacer mucho ruido, ya están entre los 16 mejores. (61-78)

Gonzaga no tiene piedad con Utah

De la indiferencia a la contundencia. Gonzaga llegaba al Gran Baile sumido en dudas, pero ya no hay rastro de ese equipo. Utah fue víctima de un auténtico vendaval, que comenzó desde el perímetro. Lluvia de triples patrocinada primero por Kyle Wiltjer, y bien secundada por un Sheldon McClellan que hacía de su verticalidad un auténtico quebradero de cabeza. No obstante, la clave volvió a estar en la pintura, y así pues, en Domantas Sabonis. Los problemas de faltas de Jakob Poeltl fueron el pretexto ideal para salir a la palestra, y su dominio interior no obtuvo respuesta. Los espacios que generaba el lituano eran optimizados, y el equilibrio de los Zags se tradujo en una superioridad implacable. Y es que los Utes no tuvieron oportunidad alguna. Krystkowiak se precipitó sentando al pívot austriaco y su ataque no hallaba alternativas. La segunda parte fue un trámite que Gonzaga aprovechó para culminar su redención. (82-59)

Angel Rodriguez pone fin a una generación de oro

Wichita State volvía a ser tema de conversación, su mejor versión había vuelto y la épica parecía de su lado. Hasta que llegó Miami, y más concretamente, Angel Rodriguez. Los Hurricanes dejaron las cosas claras desde el inicio. Energía, agresividad y un increíble despliegue físico. Los ingredientes de un categórico 4-20 parcial de inicio. El partido parecía bajo control para los chicos de Jim Larrañaga, pero ni Fred VanVleet ni Ron Baker estaban dispuestos a despedirse así por así. En la reanudación, se echaron el equipo a las espaldas, la defensa de los Shockers marcó la pauta y el choque recuperaba la emoción. Hasta que un puertorriqueño dijo basta. La determinación de Angel Rodriguez reavivó a los suyos, pero sobre todo, hizo inútil cualquier intento de remontada. A la par que su exhibición alcanzaba su punto álgido, los de Gregg Marshall se hundían. Los Canes ponían punto y final al viaje de una generación irrepetible. (57-65)

 

Kansas, Virginia y UNC no entienden de sorpresas

Si algo une a Jayhawks, Cavaliers y Tar Heels no es sólo el seed #1, sino la solidez mostrada hasta el momento. Kansas se enfrentaba a la imbatibilidad de Kevin Ollie en marzo, pero lejos de amedrentarse, dieron un auténtica exhibición en la primera parte. Control total del rebote, defensa intachable y referencias claras en ataque. La efectividad de Perry Ellis era apuntalada por un Wayne Selden desatado. Y UConn permanecía impotente, sobre todo bajo los aros. Sin embargo, no se rindieron. Sacaron su esencia y cuando todo parecía perdido, Rodney Purvis y Sterling Gibbs acometieron su tentativa. Lo suficiente para mandar un aviso a los de Bill Self, y que estos respondieran sin contemplaciones. Kansas suma y sigue. (61-73)

Parecido fue el caso de North Carolina, pero con un final más llevadero. Kris Dunn parecía dispuesto a comandar la gesta, pero los de Chapel Hill no dejaron de pisar el acelerador. Fueron de menos a más, haciendo valer su músculo para marcar el tempo del partido. Tras la irregularidad de la primera parte, la segunda fue una auténtica exhibición de alternativas. Liderados por Brice Johnson, el golpe definitivo no tardaría en llegar. Desde Justin Jackson a Joel Berry, pasando por Isaiah Hicks, todos aportaban su Granito de arena para dejar el partido visto para sentencia. Los problemas de faltas tanto de Dunn como de Ben Bentil dilapidaron a los Friars. (66-85)

Más sufrió Virginia, que ante una Butler envalentonada, tuvo que salirse de su guión y contrarrestar la espectacular actuación de Andrew Chrabaszc. En esta ocasión, la defensa de los Cavaliers no fue suficiente para controlar el partido, pero a los de Tony Bennett no les faltaron argumentos para aguantar el arrojo de los Bulldogs. No sólo salieron victoriosos del torrente ofensivo, sino que lo hicieron con una efectividad implacable. Malcolm Brogdon y Anthony Gill tuvieron la culpa, así como el gran respaldo de Mike Tobey y Marial Shayok desde el banquillo. El liderazgo de Roosevelt Jones planteaba batalla, pero era demasiado tarde. Virginia mantiene el paso firme. (69-77)

Actuaciones destacadas:

  • Wayne Selden (vs UConn): 22 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias
  • Angel Rodriguez (vs Wichita State): 28 puntos, 5 asistencias, 4 robos
  • Brice Johnson (vs Providence): 21 puntos, 10 rebotes
  • Kris Dunn (vs North Carolina): 29 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias
  • Malcolm Brogdon (vs Butler): 22 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias
  • Domantas Sabonis (vs Utah): 19 puntos, 10 rebotes
  • Tyler Ulis (vs Indiana): 27 puntos
  • Grayson Allen + Brandon Ingram (vs Yale): 54 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias
  • Georges Niang (vs Arkansas Little-Rock): 28 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias