Buddy Hield y la defensa conducen a Oklahoma y Villanova a la Final Four

La última parada antes de llegar a Houston. En una noche de emociones fuertes, conocimos a los dos primeros equipos que se enfrentarán en la Final Four. Unos, aupados por la inspiración de su líder; otros, victoriosos tras una batalla defensiva. Ni Oklahoma ni Villanova desaprovecharon la oportunidad.

Buddy Hield devuelve a los Sooners a la Final Four

Desde que el primer balón saliera de sus manos, sabía que iba a ser una noche especial. Y lo fue. Con la determinación de los elegidos, Buddy Hield emprendió una exhibición sin precedentes. Sin embargo, su inspiración, lejos de ser el tope, era el motor de una Oklahoma dispuesta a imponer su ley. Y lo hizo como mejor sabe, jugando a campo abierto. Rebote, ritmo y agresividad, los tres pilares para dejar en jaque a una Oregon superada por las circunstancias.

Si los Sooners ya hacían de las transiciones ofensivas su mejor argumento, las pérdidas de los Ducks les daban alas. Dillon Brooks estaba desaparecido y el potencial físico de los de Dana Altman no se trasladaba a la pintura. Tan sólo quedaba agarrarse al carácter de Elgin Cook. Pero ahí estaba Buddy Hield. “Chavano” se negaba a fallar, y el dúo Cousins-Woodard le guardaba las espaldas. Protagonistas de un auténtico bombardeo exterior.

Distinta mitad, mismo Buddy Hield. El artillero de los Sooners seguía haciendo de Anaheim su patio de recreo. Pero no todo estaba perdido para los Ducks, al menos mientras Elgin Cook dijese lo contrario. Aunque Chris Boucher y Tyler Dorsey ponían de su parte, era la energía atrás lo que daba razones para la supervivencia. Breve sequía de los Sooners y el duelo renacía. En esta ocasión, era Oregon quien se nutrían de los errores rivales. La dinámica parecía cambiar, hasta que una y otra vez, aparecía Hield. Con su muñeca de por medio, cada intento de remontada era un espejismo. Su admirable camino hasta ahí les impedía rendirse, pero era demasiado tarde. Catorce años después, Oklahoma sellaba su billete a la Final Four. (80-68)

Buddy Hield, una actuación para la historia (37 puntos)

La defensa de Villanova vale un billete a Houston

Tras años de dudas, de decepciones y de “quiero y no puedo”, Villanova tenía la oportunidad de por fin, demostrar que son una realidad. Y lo demostraron desde atrás. Jay Wright inició una batalla táctica con las defensas como protagonistas, y a la que Bill Self no dudó en sumarse. Imprecisiones, intensidad y tensión, los ingredientes de un partido que tenía la igualdad por bandera.

El primer golpe lo darían los Wildcats, y también desde atrás. Sin brillo, pero eficientes, un parcial de 11-0 recompensaba todo el trabajo en el barro. Wayne Selden y Perry Ellis estaban fuera de combate, las pérdidas se acumulaban y la sequía anotadora no parecía tener fin. De repente, la defensa zonal de Nova se convertía en el mayor desafío táctico de la temporada para los Jayhawks. Y aún así, seguían vivos, todo gracias a Devonte Graham.

A la reanudación, Kansas sacaría a relucir su gen competitivo. La productividad de Villanova radica en la circulación de balón, y los Jayhawks supieron entorpecerla. Desde la concentración y el oficio de Landen Lucas bajo aros, poco a poco recuperaban la iniciativa. Una reacción, que consumada por Selden, duraría poco. Se trataba de la mayor partida de ajedrez de este March Madness, y sin embargo, las sensaciones jugaban un papel diferencial. Cuando todo parecía de cara para los de Lawrence, los Wildcats respondían con un parcial de 10-0 a base de triples. Una vez más, la pluralidad era su mejor baza ofensiva. Desde Josh Hart a Daniel Ochefu, todos aportaban en una noche donde el desacierto marcaba la pauta. Era precisamente la falta de puntería lo que maniataba a los de Bill Self, y es que dependientes de Graham, iban a tener que tirar de épica. Y más aún cuando inmersos en el clutch time, Graham sería eliminado tras una decisión rigurosa.

Era tiempo de héroes, pero sobre todo, de detalles. Más allá de un triple de Frank Mason, no hubo proezas, pero sí dos factores clave: defensa y tiros libres. En todos ellos Ryan Arcidiacono sería protagonista. El senior haría gala de temple y determinación para devolver, 7 años después, a Villanova a la Final Four. Kansas volvía a morir en la orilla. (64-59)

Actuaciones destacadas:

  • Buddy Hield (vs Oregon): 37 puntos (8/13 en triples), 4 rebotes
  • Elgin Cook (vs Oklahoma): 24 puntos, 4 rebotes
  • Devonte Graham (vs Villanova): 17 puntos, 7 rebotes
  • Ryan Arcidiacono (vs Kansas): 13 puntos, 3 rebotes

 

Esta noche, los dos últimos billetes
  • 00:19h – (10) Syracuse vs (1) Virginia
  • 2:49h – (6) Notre Dame vs (1) North Carolina