Kansas confirma su poderío, Virginia sus dudas

Ahora más que nunca, las victorias ensalzan y las derrotas desmoronan. El baloncesto universitario se mueve por sensaciones, pero conforme marzo se acerca, los equipos preparan su currículum. En la última semana Kansas le ha sacado brillo, todo lo contrario que Virginia. Ambos reflejan la exigencia de una temporada que alcanza su punto álgido.

Los Jayhawks exhiben su fortaleza

Saber sufrir, ganar sufriendo. Bill Self ha construido un equipo hecho para competir, para resistir en las peores plazas y levantarse en los momentos bajos. No ha habido brillo en la semana de los Jayhawks, pero sí dos victorias que afianzan su candidatura al título.

Primero West Virginia, y sobre todo, la sombra de la última derrota sufrida en Morgantown. El comienzo no pudo ser peor para los locales, 10-0 en contra. Los chicos de Bob Huggins se llevaron el partido a su terreno, presión asfixiante, exigencia física y pluralidad ofensiva. La reacción de Kansas sería un espejismo, tanto por la eficiencia de Esa Ahmad como por los robos de Tarik Philip. Enfrente, ningún jugador inspirado. Sin embargo, una vez más, ahí estaba Frank Mason III. Fallando pero sin dejar de intentarlo.

El desacierto parecía una losa demasiado pesada para los Jayhawks. Pese al carácter de Josh Jackson, los Mountaineers eran una maquinaria implacable. WVU involucraba a todos sus efectivos y Bill Self tenía que aferrarse a un núcleo duro que parecía exhausto. El reloj marcaba 3 minutos para el final y el marcador una desventaja de 14 puntos. Apareció la épica. Arriesgaron atrás, llegaron las pérdidas y los nervios en el rival. Frank Mason cogió las riendas, Devonte Graham siguió su estela y en un abrir y cerrar de ojos teníamos prórroga. Al mismo tiempo que West Virginia se desinflaba, Kansas estaba en una nube. Con su backcourt en trance, los locales culminaron una remontada para el recuerdo. Examen superado.

Unos días después, Baylor y Waco volverían a ponerles a prueba. Porque en lugar de sentir la urgencia, los Bears se ciñeron al guión. Exigencia física, dominio de la pintura y a partir de ahí, mantener a raya a unos Jayhawks que sufrían las acometidas de Jonathan Motley por dentro y Manu Lecomte por fuera. Pero la respuesta, por enésima vez, sería la misma. Ante la adversidad salía a relucir el mejor Frank Mason III, y con él, la entereza de un equipo que hacía de la fortaleza mental su mejor arma. Y es que a cada golpe de los tejanos había una réplica de los visitantes. Un intercambio al que pronto se sumó Josh Jackson para endurecer el envite.

A falta de acierto por parte de Graham y Mykhailiuk, Kansas se aferró a su defensa y a los tiros libres. Sumieron a Baylor en un mar de pérdidas e intentaron simplificar el juego a base de agresividad. Parecía funcionar, pero los locales desgastaban mucho en cada acción. Tan pronto el partido era de ida y vuelta como se lanzó a las trincheras. Y es en ese escenario donde no hay nadie mejor que los Jayhawks. De nuevo un final apretado, de nuevo el mismo desenlace. Dos tiros libres de Landen Lucas (los primeros que anotaría en el encuentro) y una defensa de libro. Suficiente para decidir un thriller que deja a los Bears en su primera encrucijada de la temporada.

Virginia Cavaliers, en caída libre

La ACC no perdona a nadie y los Cavaliers de Tony Bennett no iban a ser menos. Si la última víctima que la Atlantic Coast se cobraba era los Blue Devils de Duke, parece que la mala racha se ha trasladado desde Carolina a Virginia y en parte, una a costa de otra.

La semana de los Cavs era dura y las derrotas se iban sucediendo, primero fue el derbi ante Virginia Tech en un encuentro en que los Hokies provocaron que London Perrantes se viera muy solo ante el esfuerzo coral de los de la Tech, sobretodo un Seth Allen que fue vital para catapultar a los suyos a la victoria. Los presagios no eran los mejores y después venían Duke y UNC.

Ante los Devils, los Cavs presentaron un gran esfuerzo en la primera mitad donde no solo ejercían las veces de local sino que defendían su feudo de manera exitosa, sin embargo, fue Jayson Tatum el que hizo de verdugo esta vez y nos dejó posiblemente su mejor partido como jugador universitario destrozando a una Virginia atónita ante el talento del de St. Louis, que logró 28 puntos. UNC no fue mejor que los Devils y Chapel Hill fue un escenario demasiado hostil para los visitantes que vieron como los Tar Heels y en especial Justin Jackson, les pasaban sin opción alguna. Con esto los Cavs caen en una conferencia en la que una derrota hoy puede suponer un mal seed en el torneo, no te puedes descuidar un momento, la jungla no perdona.

Wisconsin coge aire

No era fácil ponerse en la piel de Greg Gard esta última semana. Tras ser olvidado por el comité en su primer Top 16, Wisconsin caía contra Northwestern y Michigan. El caos se acentuaba en la Big Ten a la par que las dudas en torno al ataque de los Badgers. Mientras Purdue ponía cordura, Maryland llegaba a Madison desafiando el liderazgo de la conferencia.

Sin embargo, todo lo que sufren para anotar son capaces de compensarlo atrás y los Terrapins fueron testigos. Tanto que fue un Melo Trimble contra el mundo. Suficiente para la puesta en escena pero no tanto para aguantar. Los Badgers afianzaron un muro en un lado y se aferraron a Ethan Happ en el otro. A uno de los interiores más sólidos del país le acompañó un Nigel Hayes con ganas de reivindicarse. La apatía de la primera parte les obligaba a tomar decisiones, y en lugar de intentar frenar al base rival, se limitaron a aislarlo. Trimble ofreció resistencia hasta que la pluralidad local lo hizo imposible. Wisconsin no brillaba pero se tomaba un respiro. Uno muy necesario en una Big Ten con hasta cuatro candidatos al título (sí, Northwestern también).

GEORGIA TECH YELLOW JACKETS: Josh Pastner estaba ante el desafío más grande de su carrera y está respondiendo con creces. Ben Lammers pone la experiencia y Josh Okogie está destapándose como uno de los mejores freshmen de la nación. Un equipo capaz de lo mejor y de lo peor, una incógnita que demuestra por qué la ACC es una bomba de relojería.

BAYLOR BEARS: Junto a los Cavs, dos de los equipos que peor racha están acumulando en los últimos encuentros, ya van 3 derrotas seguidas y malas sensaciones para los de Scott Drew en uno de los momentos más decisivos de la campaña. Mantienen la fortaleza física, pero no tanto la fluidez ofensiva. La falta de tiro exterior empieza a ser un lastre

  • Mark Gottfried (NC State): La noticia de la semana llega desde Raleigh. La dirección deportiva de los Wolfpack anunció que Mark Gottfried dejará el banquillo cuando termine la temporada. Una decisión a la que no le ha faltado controversia, ya que si bien NC State no está cumpliendo con las expectativas, muchos defienden que en sus 6 años en el cargo Gottfried ha conseguido resucitar el programa. Como Calipari, que criticó duramente el despido de su compañero. Archie Miller (Dayton), Gregg Marshall (Wichita State) o Chris Holtmann (Butler) son algunos de los nombres que suenan para sustituirle.

  • Jalen Brunson (Villanova): Su trayectoria universitaria se ha caracterizado por su discreción, pero cada vez es más difícil guardar el secreto. Brunson está en su mejor momento desde que asumiera las riendas que dejó Arcidiacono, y su eficiencia está siendo tan sobresaliente como sus números. Genera, distribuye y ejecuta, el sophomore ya es uno de los mejores bases de la NCAA.
  • Marcus Foster (Creighton): La lesión de Maurice Watson Jr. fue un golpe demasiado duro para los BlueJays. Pero su socio, en vez de esconderse, ha salido a la palestra. Foster ha conseguido reinventarse para consolidarse como alma y líder de un equipo que no renuncia al Madness. Sus 35 puntos en el triunfo ante Georgetown reafirman a uno de los anotadores más letales de la Big East.

Imagen relacionada

  • Jayson Tatum (Duke): El Factor X de Coach K no es un desconocido. Primero North Carolina, después Virginia. El resurgir de Duke en la ACC es impensable sin Jayson Tatum, y sobre todo, sin su clave táctica. El freshman se ha afianzado como ‘4’ abierto, y su versatilidad está siendo imparable. Un creador de desajustes que ha afinado la puntería desde el perímetro. Su stock para el Draft está en alza.
  • John Collins (Wake Forest): Del anonimato a ser una de las sensaciones de la temporada. Interior versátil e intuitivo, John Collins ha salido “de la nada” pero ya es un potencial Lottery Pick del próximo Draft. Acumula 10 partidos consecutivos superando los 20 puntos, alcanzando su mejor versión ante Duke, frente a los que firmó 31 puntos y 15 rebotes. No le quiten el ojo.

Nació en Inglaterra, creció en Latinoamérica, despuntó en Torrelodones y ahora, empieza a hacerse un nombre en Hartford, donde el destino quiso que se reencontrara con Ivo Simovic, su técnico en el conjunto torresano. El viaje de Andrew Ramírez ha sido fascintante y sólo apto para valientes. Porque antes de los Hawks, el sophomore tuvo que demostrar su valía en la Western Nebraska Community College (JUCO) para conseguir una beca NCAA.

Los frutos de su constancia se vieron la última semana, completando las mejores actuaciones de su carrera universitaria. Pese a las derrotas sufridas, Andrew registró 8 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias frente a Stony Brook, y apenas unos días después, su tope de anotación con 12 puntos ante New Hampshire. ¿La clave? Sus minutos. En ambos encuentros superó los 30 en pista. Lo mejor está por llegar para él.

No fue la mejor semana para Sebas Saiz pese a sus 15 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias frente a LSU, pero sí lo volvió a ser para Jorge Bilbao. Los Mavericks continúan ganando en la Sun Belt, y con el vasco como pilar: 6 puntos, 5 rebotes ante Arkansas Little-Rock y 11 puntos, 5 rebotes frente a Georgia State. Tampoco se quedó atrás Francis Alonso, clave en la victoria de UNC Greensboro ante Furman, líder de la Southern Conference. El malagueño volvió a afinar su puntería con 24 puntos (7/11 T3).

Una dinámica que continúa con Jaume Sorolla. Conforme se acercan las fechas clave aumenta el peso del pívot de Tortosa, que ha respondido a las oportunidades con 14 puntos y 9 rebotes ante Oakland y 7 puntos y 6 rebotes en el triunfo contra Detroit Mercy. Mientras tanto, Rubén Guerrero empieza a ganar regularidad en South Florida, destacando sus 6 puntos y 4 rebotes ante Cincinnati. Como reseñable es la vuelta a las canchas de Eric Vila, que volvió a contar con minutos en Texas A&M, concretamente nueve, sumando 2 puntos y 3 rebotes en la victoria de los Aggies ante Auburn.

  • Jonathan Stove (UL-Lafayette) firmó uno de los buzzer beaters de la temporada.

  • Damarcus Croaker (Murray State) continúa la colección de pósters en la NCAA.

  • Dillon Brooks (Oregon) no ha querido quedarse atrás.

  • Donovan Mitchell (Louisville) es una de las sensaciones de la ACC. Lo saben hasta en el banquillo de Syracuse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.